La Sareb pagará 700.000 euros de renta a los March, sus nuevos caseros

stop

LA FAMILIA MALLORQUINA IRRUMPE EN EL MERCADO

Los March entran de nuevo en la compra de activos inmobiliarios

desde Madrid, 11 de mayo de 2015 (21:19 CET)

Hacía tiempo que la familia March no salía de compras inmobiliarias por Madrid. Lo ha vuelto a hacer y a lo grande, pagando 147 millones a Ahorro Corporación por su sede corporativa del paseo de la Castellana 89. En la conocida zona de Azca, junto a la 'torre negra' del BBVA, Torre Picasso y el estadio Santiago Bernabéu.

Con esta adquisición, Corporación Financiera Alba, el vehículo inversor de la familia mallorquina, incrementa en 20.000 metros cuadrados el patrimonio en renta, hasta los 103.000 metros cuadrados, dejando atrás una década de nulas inversiones en activos inmobiliarios. Además de las 12 plantas de oficinas, el inmueble adquirido dispone de locales comerciales en la planta baja y 530 plazas de aparcamiento.

Gestión de la crisis

Durante todos estos años de crisis, los March se han limitado a gestionar los 83.000 metros cuadrados –en su mayoría en Madrid, salvo 20.000 metros en tres edificios de Barcelona, un local en Sevilla y varios activos en Mallorca– que se han visto ligeramente deteriorados a todos los niveles, con un progresivo aumento de la desocupación, del 13,4% a finales de 2014, y la consecuente merma de ingresos, por debajo de los 13 millones de euros desde 2013.

Ahora, en 2015, con esta compra y alguna otra que pueda producirse en los próximos meses, esos ratios volverán a incrementarse gracias a la plena ocupación del edificio que acaban de adquirir. Las oficinas, con inquilinos acreditados como Sareb, Deloitte o Alain Afflelou y Maki, New York Burguer, Lateral o Dionisos en la zona comercial y de restauración.

Como las primeras rentas no llegarán hasta el próximo mes de junio, serán algo más de 3 millones de euros los que Corporación Financiera Alba ingrese por este edificio al finalizar 2015.

Más de 10% lo ocupa el 'banco malo'

Más del 10% lo recibirá de la Sareb, el banco malo, ahora presidido por Jaime Echegoyen, que lleva instalado en este inmueble desde su creación, en diciembre de 2012, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) firmara el contrato de arrendamiento con Ahorro Corporación de casi 2.500 metros cuadrados repartidos en dos plantas.

En ese momento, algunas voces se alzaron críticas por el hecho de que la Sareb comprometiera ese gasto anual de 700.000 euros, en vez de adecentar algunas de los numerosos edificios de oficinas que hubieran podido servir para acoger su sede corporativa.

Incremento patrimonial del 60%

Con esta inversión, los March elevarán por encima del 60% el valor de su portfolio inmobiliario, hasta superar los 352 millones de euros, muy por encima incluso de los 275 millones en que su cartera estaba valorada en 2007, antes de la crisis.

En función de la duración de los contratos, Corporación Financiera Alba tenía garantizadas rentas de 32 millones hasta ahora. Con la entrada de Castellana 89, los ingresos anuales recurrentes se aproximarán a los 40 millones a partir de 2016, cuando ya se computen las rentas ingresadas durante el ejercicio completo. La mayoría de los contratos vencen en un plazo de entre uno y cinco años.

Los 147 millones de euros pagados, además de superar en 54 millones los que Ahorro Corporación pagó a Barclays en 2003, suponen una notable revalorización respecto a los precios que se barajaban hace un par de años, cuando la operación no acabó de cerrarse al no ofrecer nadie más de 100 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad