La Seda consigue refinanzar su deuda en tiempo de descuento

stop

El consejo de administración solicitará a la junta de este miércoles retirar el concurso de acreedores

25 de junio de 2013 (20:00 CET)

Nuevo giro en el culebrón de La Seda Barcelona. A pocas horas de la junta de accionistas en la que la dirección del grupo debía dar la cara por el concurso de acreedores voluntario que solicitó la semana pasada, el Banco Comercial Português (BCP) ha decidido dar el visto bueno a la reestructuración de la deuda propuesta por el fondo buitre Anchorage. 

La adhesión de la entidad lusa permite al fondo estadounidense sumar a su iniciativa el 75,40% de la cuantía de la deuda sindicada, el límite que fija la legislación británica para implementar la refinanciación.

Retirar el concurso

El consejo de administración ya ha adelantado que pedirá retirar el concurso este miércoles a los accionistas. Dará el paso antes de que un juez haya decretado el pasivo de la química con sede en El Prat del Llobregat (Barcelona).

La refinanciación propuesta para Anchorage llega a los 235 millones de euros, aunque la deuda acomulada por el grupo supera los 600 millones de euros. 

Sin directivos

En estos momentos, el máximo órgano directivo está encabezado por su secretario, Maximino Montero, el director de la asesoría jurídica de la empresa. El vicepresidente, José Luís Morlanes, presentó el pasado sábado su renuncia al cargo. Lideraba la compañía química de forma interina tras la dimisión del presidente, Carlos Moreira, el pasado abril. El ejecutivo luso tomó la decisión a raíz de la guerra entre su compañía, BA Vidrio, con Anchorage para hacerse con el control de La Seda. Los portugueses son actualmente sus accionistas mayoritarios, con el 20% del capital.

En breve se debe decidir quién toma las riendas de la química. Para que esto ocurra, primero se deberá esclarecer quién es el vencedor de la guerra accionarial.

Guerra accionarial

El fondo buitre toma ventaja, por el momento, a pesar de que los portugueses BA Vidrio ya han dejado claro que mantendrán el pulso ante los accionistas este miércoles.

Anchorage quiere convertir los 235 millones de deuda que propone refinanciar en capital, pero necesita el apoyo de la junta para completar la operación. Será clave el papel que juegue el grupo luso, quien quiere mantener hasta el último momento las opciones actuales para convertirse en el accionista mayoritario de la empresa concursada.

Operación acordeón y segregación de actividades

El orden del día pactado para la junta incluye aprobar una operación acordeón para dar entrada a los estadounidenses en el capital. La Seda plantea reducir en 27,2 millones de euros el valor nominal de las acciones para, seguidamente, ampliar capital. Propone poner en circulación 141 millones de nuevos títulos cuyo precio no está especificado.

Los accionistas también deben aprobar la segregación de sus actividades. En España se quedará la división química y de plástico PET y el negocio de packaging se concentrará en una nueva sociedad radicada en Luxemburgo. Es la más valiosa de la compañía y la que despierta el verdadero interés de BA Vidrio, según había reconocido el propio Moreira.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad