La Sirena incrementa sus beneficios brutos gracias a la expansión y eficiencia de su red

stop

La cadena de tiendas de congelados factura 172 millones en 2011 mejorando su Ebitda el 2% hasta los 14,4 millones de euros

Tienda de congelados La Sirena

27 de julio de 2011 (17:11 CET)

La estrategia que La Sirena emprendió en 2010 para expandir y dotar de mayor eficiencia a su red de establecimientos, especializados en la venta de productos congelados, ha provocado ya los primeros retornos. En el último ejercicio, la compañía ha ganado un 2% más que el año anterior con lo que cerró 2011 arrojando 14,4 millones en beneficios brutos (Ebitda). Esta cifra ha crecido el 8,4% sobre la cifra de negocio: la empresa facturó 172 millones.

En el último año, la cadena de congelados dirigida por Francesc Casabella, ha abierto 15 tiendas –seis en Catalunya y nueve en Madrid-- y ha invertido cinco millones en su política de expansión. La Sirena cuenta con 246 tiendas aunque no se detendrá. Los planes de la compañía catalana pasan por reforzar esta política de expansión y prevé abrir un máximo de siete tiendas más durante el segundo semestre del año. Sin embargo, Casabella asegura que “no sólo tenemos que pensar en expansión, sino que no hay que olvidar las recientes aperturas y su gestión, así como la reforma de los establecimientos de siempre”.

Eficiencia

En el último año la compañía ha seguido revisando sus costes de materias, operativos y generales. Según Casabella, La Sirena ha sufrido “importantes incrementos de costes de materias primas que, buscando contener la cesta de la compra, se han intentado mitigar y no traspasar a los precios de venta”- Asimismo, se ha realizado un importante esfuerzo en seguir reduciendo costes generales y operativos, tanto logísticos como de tiendas, a fin de ganar competitiva, informa La Sirena.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad