Carlos Torres Vila, Francisco González y Onur Genç. BBVA

Las caras de 2019: los personajes a los que mira el mundo empresarial

stop

Estos son los ocho personajes que acapararán los focos durante el próximo año

Barcelona, 01 de enero de 2019 (04:55 CET)

Las élites económicas y empresariales españolas vivieron un 2018 de cambios. Desde el nuevo gobierno en España hasta los convulsos envites del brexit y de los bandazos de la política comercial de Donald Trump. Pero también tuvo noticias buenas, como el apetito voraz de los fondos de inversión por el ladrillo español, que saneó las cuentas de la banca española, aunque no se haya notado en el IBEX.

Este 2019 tendrá protagonistas que ya lo fueron en 2018, como Theresa May e Isidro Fainé, pero otros grandes ejecutivos tendrán que tomar decisiones importantes, como Ana Botín. A ellos se les suman recién llagados que tendrán que demostrar por qué están aquí, como Onur Genç. Estos serán los protagonistas económicos y empresariales de 2019:

Onur Genç

Onur Genç, nuevo consejero delegado de BBVA.

Onur Genç, nuevo consejero delegado de BBVA. Foto: BBVA

Onur Genç, el hombre elegido por BBVA para suceder a Carlos Torres Vila como consejero delegado del banco cuando este asuma la presidencia que deja Francisco González, estará permanentemente bajo los focos del sector financiero durante este 2019.

Genç, (Trebisonda, Turquía), de 44 años y calificado por sus más próximos como un hombre exigente y con una amplia experiencia en el sector financiero a sus espaldas, asume el compromiso de transformar digitalmente el negocio bancario de BBVA.

Ana Botín

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. EFE

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. EFE

Mientras el Santander sigue trabajando en la integración del Popular, enero es un mes importante: tiene nuevo consejero delegado, Andrea Orcel. Su llegada se espera que despeja una de las incógnitas en las que el mayor banco español ha sumido a los inversores: cuál es su hoja de ruta para los próximos años. El Santander tiene pendiente el plan estratégico que dibuje las líneas maestras de su futuro.

Entre los retos de futuro, por un lado tiene los comunes de toda la banca. Es decir, la digitalización y lidiar con las exigencias cada vez mayores del BCE. Pero tiene sus propios interrogantes, como si va a apostar más por la banca de inversión (Orcel proviene de UBS) y si va a volver a salir de compras. También tiene pendiente la compra —o no— de su sede en Boadilla del Monte.

Jens Weidmann

Suena como sucesor de nada más y nada menos que Mario Draghi. Jens Weidmann es el favorito para ponerse al frente del Banco Central Europeo (BCE) el próximo otoño. Su candidatura, no obstante, se disputa con la de otros tres nombres, como el del finlandés Erkki Liikanen o los de los franceses Benoît Cœuré y François Villeroy.

De asumir el cargo, Weidmann tendrá muchos deberes por delante. La patata más caliente, sin duda, qué hacer con los tipos: deberá comenzar a subir los intereses en la zona euro, al mismo tiempo que inicia la reducción del tamaño del balance del banco central, que ha engordado en 2,6 billones de euros en los tres últimos años.

Jaime García Legaz

Jaime García-Legaz, presidente de Aena.

Jaime García-Legaz, expresidente de Aena. EFE

Jaime García Legaz es un fichaje de urgencia del magnate ruso Mikhael Fridman para sacar a DIA del agujero. García Legaz (Murcia, 1968) asume su cargo como nuevo consejero de la cadena de supermercados tras nueve meses como primer directivo de Aena, donde estuvo entre octubre de 2017 y junio de 2018. 

El directivo, que también fue presidente y consejero delegado de Cesce, la aseguradora de riesgos propiedad parcialmente del Estado, tiene por delante el reto de rescatar a una compañía en apuros que ha perdido más del 80% de su valor en bolsa durante 2018, hasta el punto de ser expulsada del selecto club de grandes cotizadas españolas.

Isidro Fainé

Isidro Fainé, en la imagen, durante la junta de accionistas de Acesa que aprobó la creación de Abertis, en 2003. EFE

Isidro Fainé, en la imagen, durante la junta de accionistas de Acesa, en 2003. EFE

El mandamás de La Caixa ya fue uno de los protagonistas de 2018, tras su salida de Gas Natural. Pero le queda la presidencia del grupo Caixa y de Criteria, su holding de participadas. Además del poder que tiene desde su despacho en las emblemáticas torres de la Diagonal de Barcelona, tiene un cheque de unos 4.000 millones de euros por gastar. Tras la venta de Abertis, se espera que decida qué hará con ese dinero, y en 2019 debe tomar decisiones.

Por ahora, ha apostado una parte de ese dinero en Saba. Primero, con la compra del 99,5% —antes tenía el 50,1%— y luego, con la adquisición del negocio de Indigo en cuatro países por unos 200 millones. Además, Criteria ha ido comprando acciones de Telefónica para pasar del 0,1% al 1,14%. Está por ver si sigue incrementando la participación en el gigante de las telecomunicaciones y, sobre todo, cuáles son las siguientes apuestas de Fainé. 

Albert Christmann (y Ramón Raventós)

El cava tiene un reto mayúsculo y nuevos nombres al frente para hacerle frente. El reto común es recuperar su dañada imagen ante las escisiones —salidas de marcas de la DO, nuevas agrupaciones como Corpinnat—. Los nombres, los nuevos consejeros delegados de los dos grandes del sector: Albert Christmann, primer ejecutivo de Freixenet tras la compra por parte de Henkell, y Ramón Raventós, su homólogo en la nueva Codorníu controlada por el fondo Carlyle. Si embargo, todo apunta a que se centrarán en los retos particulares.

Christmann se ha tomado más en serio la transformación de Freixenet que revitalizar la marca cava. Y es que entre sus primeras decisiones se encuentran más apuesta por el prosecco, uno de los principales rivales del cava a nivel internacional, y deslocalización de productos. Al menos, ya ha resuelto las urgencias financieras. En Codorníu, Raventós y Carlyle han descabezado a la cúpula con el reto de buscar la rentabilidad. En realidad, ese es el gran objetivo de los dos grandes del cava, y 2019 es un año clave para ellos, mientras que es previsible que la marca cava siga en la UCI.

Antonio Garamendi

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE. EFE

El nuevo presidente de la CEOE se ha propuesto transformar la gran patronal española para alejarla de los casos de corrupción que han afectado a algunos de sus dirigentes clave del pasado, como Gerardo Díaz Ferrán, y de lo que considera cercanía de su antecesor, Juan Rosell, con el independentismo catalán. De hecho, lidiar con el problema catalán sigue siendo uno de sus retos. A menudo, empresarios del resto de España ven a los catalanes demasiado poco beligerantes con sus políticos y con el gobierno de Quim Torra, y Antonio Garamendi es uno de ellos. 

Pero se ha encontrado una piedra en el camino para ejercer el papel de lobby que se le supone a una patronal. En la primera decisión en la que debía contar con los agentes sociales tras su llegada a la presidencia de la CEOE, el Gobierno ha ignorado a la organización. Garamendi ha salido descolocado en la foto, por la que el reto que le urge en 2019 es recuperar influencia. Para ello cuenta con el catalán Josep Sánchez-Llibre, vicepresidente encargado de las relaciones con las Cortes. Estos son los equilibrios de Garamendi en la CEOE.

Theresa May

Theresa May durante el encuentro con el gobierno británico en el que logró acordar un pacto de salida de cara al "brexit". Foto: EFE/JR

Theresa May durante el encuentro con el gobierno británico en el que logró acordar un pacto de salida de cara al "brexit". Foto: EFE/JR

El brexit era el gran reto para Theresa May en 2018 y lo seguirá siendo durante parte de 2019. La primera ministra, ante las expectativas depositadas, admite que queda “trabajo por hacer” en el diálogo con la UE.

Y no le falta razón: se ha visto obligada a suspender la votación que estaba prevista a principios de diciembre en el parlamento ante la falta de una mayoría que respalde el pacto, al mismo tiempo que ve cómo cada vez van sumándose voces críticas contra su gestión en el proceso de salida de la UE. 

A la espera de ver cómo consigue las “garantías legales y políticas” sobre los flecos del pacto, no será hasta el 9 de enero de 2019 cuando la Cámara de los Comunes comience a debatir de nuevo ese acuerdo. La votación llegará la tercera semana del mismo mes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad