Las empresas del Ibex deben 63.426 millones de euros a sus proveedores

stop

PAGO ENTRE EMPRESAS

10 de marzo de 2013 (20:15 CET)

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) y los autónomos son los que más han sufrido durante estos años de crisis. El goteo de cierre de pymes es constante. Las dificultades económicas hacen insostenible mantener el negocio.

La banca ha cerrado hace años el acceso al crédito. Las administraciones públicas no pagan sus facturas, y encima tienen que pagar el IVA de sus actividades que no han cobrado. Pero, la gota que colma el vaso es el propio sector privado, y sobre todo, las grandes compañías.

Aumenta poco

La deuda a proveedores de las empresas no financieras del Ibex 35 asciende a 63.426 millones de euros en 2012, según sus informes financieros publicados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En comparación con el año anterior, esta cifra ha aumentado poco, menos de 300 millones de euros. En 2011, el dato era de 63.165 millones (había otras compañías como Gamesa).

ACS es la empresa que más dinero debe a sus proveedores. La deuda ha incrementado hasta los 8.726 millones en 2012 desde los 8.186 millones del ejercicio anterior. Florentino Pérez ha superado a Telefónica. El grupo que preside César Alierta, por su gran tamaño, siempre ha liderado esta partida. El año pasado consiguió disminuir la deuda hasta los 8.718 millones. En 2011, la cantidad ascendía a casi 9.000 millones.

Construcción y energía

El 60% de la deuda de las empresas del Ibex a proveedores procede de los sectores de la construcción y energía. ACS capitanea a las constructoras con la mitad de la deuda, y eso sin contar a Acciona que no ofrece la cifra en el balance de 2012. Ferrovial (2.647 millones), FCC (2.410), Sacyr (2.350) y OHL (1.230) cierran el círculo.

Las eléctricas se llevan la palma en el sector energético. Endesa encabeza la lista de más morosas. Debe 6.139 millones de euros. Le sigue Iberdrola con 6.113 millones y Gas Natural Fenosa (3.935). Las tres han aumentado la deuda a proveedores en 2012, sobre todo, la compañía que preside Borja Prado, casi 900 millones más.

Además, Repsol adeuda 4.376 millones a sus subcontratadas. Red Eléctrica y Enagás deben poco en comparación, en el entorno de los 240 millones cada una.

Otras grandes deudoras


Dos grandes compañías como Inditex y Abengoa tienen un descubierto con sus proveedores del entorno de los 3.500 millones de euros. Técnicas Reunidas supera los 2.000 millones, cifra a la que se acerca el consorcio IAG (Iberia y British) con 1.952. Además, el grupo DIA debe 1.586 millones y ArcelorMittal 1.183.

El resto de las grandes empresas cotizadas no superan los 1.000 millones de impago: Acerinox (827), Indra (589), Amadeus (480), Mediaset (234), Grifols (228), Viscofán (62) y BME (9). El informe financiero de Abertis señala una deuda cero con los proveedores.

La trampa legal


No todas estas cifras se deben a pymes y autónomos españoles, también dan trabajo a compañías de gran tamaño. Además, el negocio internacional cada vez es mayor en las empresas del Ibex. Los proveedores españoles también les acompañan en su aventura exterior. Eso sí, en el extranjero se paga a tiempo, no como en España.

El problema está en el RD 3/2011. En esta norma se da la posibilidad a que las empresas pacten por encima de lo establecido: el pago en 60 días. Los proveedores acusan a las grandes empresas del país de aprovecharse de esta laguna legal. Esto les lleva a una conclusión: “Estamos financiando a las grandes empresas y con el IVA a la administración”, denuncia Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, un movimiento de la sociedad civil que defiende los derechos de más de un millón de pymes y autónomos.

Plazos largos

Estos tardan en cobrar sus facturas a las grandes empresas por encima de los 100 días. Un informe de la PMcM señala que las empresas del Ibex tardan en pagar a sus proveedores más de tres meses. En el caso de las empresas de la construcción la cifra se dispara a los 300 días tras pactar con las compañías subcontratadas.

El vicepresidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Francisco de Palacio, afirma que “hay grandes compañías, aunque no del Ibex, que imponen condiciones por encima de lo establecido en la normativa”, es decir, un máximo de 90 días. “Cuánto mayor es la empresa, más tardan en pagar”, recalca De Palacio.

Las grandes se defienden. Achacan el retraso del impago a las administraciones. El empresario Juan Miguel Villar Mir explicó en la presentación de resultados de OHL que “nosotros intentamos pagar lo antes posible pero si la administración no te paga, es difícil devolver el dinero a los proveedores”.

Nueva normativa

Las grandes compañías tendrán que comenzar a reducir su deuda con los proveedores a partir de este mes. El día 16 se transpone la directiva europea contra la morosidad. El plazo de pago entre empresas será de 30 días. Aunque podrán alargarlo a dos meses en caso de pactarlo entre las partes. “A partir de ese tiempo, la empresa que no pague está cometiendo fraude de ley”, asegura Cañete.

Pero la clave está en el régimen sancionador ante el impago. La plataforma demanda que al igual que en otros países occidentales se persiga al moroso y se le sancione. Sin esta política, las pymes ven difícil que las grandes empresas reduzcan drásticamente el plazo de pagos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad