Las empresas en dificultades podrán aplazar sus deudas hasta 10 años

stop

La nueva ley concursal permitirá a las compañías evadir los tribunales con el apoyo del 60% de los acreedores

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

07 de marzo de 2014 (14:41 CET)

Las empresas con dificultades para hacer frente a sus deudas podrán aplazar hasta a 10 años los compromisos con sus proveedores si logran un acuerdo con el 75% de ellos. El Consejo de Ministros aprobó este viernes la reforma de la ley concursal que intenta filtrar la llegada de empresas en dificultades a los tribunales, donde el 90% de las que caen en concurso de acreedores deben liquidarse.

Las empresas que cuenten con el apoyo del 75% de los acreedores también podrán pactar quitas y un aplazamiento de entre cinco y 10 años. Aquellas que logren sólo el apoyo del 60% de los acreedores podrán extender el pago de la deuda entre tres y cinco años.

Las empresas en dificultades tendrán la posibilidad de denunciar a los proveedores que se opongan a los acuerdos para flexibilizar el pago. Para lograr el consenso entre los proveedores no será necesario el aval de un experto independiente como hasta ahora. Bastará la firma del acuerdo entre las empresas y la mayoría de los proveedores.

Hacienda se blinda

Las quitas acordadas en Consejo de Ministros no afectarán las deudas de las empresas ni con Hacienda ni con la Seguridad Social, ya que el Gobierno considera que son compromisos contraídos "con toda la sociedad".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, explicó que los expertos consultados acerca de una reforma fiscal entregarán sus conclusiones la próxima semana. A partir de ese momento, las medidas serán discutidas en Consejo de Ministros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad