Las hamburgueserías ‘sesenteras’ retan a McDonald’s

stop

Las españolas Peggy Sue’s y Tommy Mel’s requieren menos de la mitad de inversión y aceleran su expansión

14 de septiembre de 2013 (21:34 CET)

Las hamburgueserías ambientadas en los años sesenta están de moda. Locales decorados con colores pasteles, camareros con un atuendo propio de la película de Grease e hilo musical de John Travolta que acompaña a los comensales.


 



Dos compañías españolas expanden a grandes pasos un modelo de restauración que está triunfando en el mercado nacional, retando el monopolio de McDonald’s. Tommy Mel’s y Peggy Sue’s sólo tienen de americano el nombre y el producto de un modelo de negocio que dirigen Javier Rueda y José Muñiz, respectivamente.

Inversión por local

El ritmo de expansión de Tommy Mel’s sorprende hasta a sus propios creadores. En las tres últimas semanas se han abierto cinco locales nuevos. Y en cada uno de ellos, la inversión requerida es de, aproximadamente, 450.000 euros, incluyendo un canon de entrada de 36.000 euros.

La cifra es más atractiva que los 900.000 euros de inversión directa –45.000 en forma de canon de entrada-- que solicita McDonald’s España, empresa dirigida por Patricia Abril, para colonizar algunos de los pocos espacios en los que no está presente. Aunque la cifra es todavía menor en el caso de las franquicias de Peggy Sue’s, cuyos locales requieren de un gasto inicial de 160.000 euros.





Negocio en expansión


La cadena dirigida por Rueda empezó a ocupar locales en centros comerciales y a pie de calle en 2011 y un año después facturaba 18 millones de euros. Actualmente cuenta con 29 locales --siete propios y 22 franquicias--.

Pero el objetivo es alcanzar los 39 a finales de año y los 120 en 2018. Dejan en el aire su expansión internacional. McDonald’s, en cambio, ha abierto en España 424 locales, pero para ello ha necesitado tres décadas de expansión.

En el caso de la española Peggy Sue’s, cada local factura una media de 40.000 euros mensuales. En 2013, la compañía que nació en 2007 como una hamburguesería de barrio en Madrid, prevé alcanzar unas ventas superiores a los 19 millones, tres millones más que en el ejercicio anterior. La cadena dirigida por Muñiz cerró 2012 con un total de 40 establecimientos, la mayoría de ellos ubicados en la capital, y en el presente ejercicio espera abrir otros 10.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad