Las mutuas ganan terreno en la Catalunya de los recortes en sanidad

stop

SANIDAD

03 de mayo de 2013 (21:24 CET)

¿Tiene usted entre 45 y 64 años? ¿Se considera de clase alta? ¿Realizó estudios universitarios? Si cumple los tres requisitos, probablemente goza de doble cobertura médica.

Es decir, además del acceso a los servicios que ofrece la sanidad pública, está afiliado a una mutua privada concertada individualmente o pagada por la empresa donde trabaja.

En Catalunya, en el último año, el porcentaje de ciudadanos en esta situación ha aumentado el 2,54%, según un estudio de la asociación Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), que agrupa a las principales compañías en España.

Se trata de una constante de los últimos años en un sector que vive buenos momentos mientras los recortes castigan a la sanidad pública.

Implantación

Las mutuas tienen gran implantación en Catalunya.

La Generalitat estimaba que en 2011 alrededor del 26,4% de sus ciudadanos tenían doble cobertura sanitaria.

El informe “Encuesta de salud de Catalunya de 2011” elaborado por el propio departamento de Salut ofrece, además de ese dato, un retrato robot sobre el ciudadano que tiene acceso a cobertura médica privada.

“La población que tiene doble cobertura sanitaria es más joven, con un predominio masculino, tiene un nivel de estudios más elevado, pertenece a clases sociales más altas y, en proporción, gozan de un estado de salud mejor”, apunta el documento.

En los datos desglosados, casi el 50% de las personas que tienen contratados un seguro médico pertenecen a clase alta.

Sector privado vs. sanidad pública

El informe de ICEA muestra como el número de asegurados ha crecido el 2,54% en el último año.

Según los datos, las mutuas tenían a finales del año pasado 1,954 millones de afiliados en Catalunya.

Se trata de la segunda comunidad autónoma con más pacientes de sanidad privada, justo por detrás de Madrid. No obstante, sus cifras van a la baja.

Muestran un retroceso de casi el 1% este 2012 hasta alcanzar los 2 millones de pacientes.

El buen momento de las mutuas en Catalunya coincide con los severos recortes que el conseller de Sanitat, Boi Ruiz, está aplicando en su departamento.

Tras dos tijeretazos que han mermado en 1.200 millones de euros el presupuesto del departamento (el 11,3% respecto a las cuentas presupuestadas de 2010), Ruiz podría plantear una tercera oleada a la partida de salud.

Los responsables de los centros médicos, tanto públicos como concertados, ya han avisado que los efectos de este nuevo hachazo pueden ser demoledores.

Modelo alemán

Con este panorama, es posible que las mutuas recuperen una propuesta que en estos tres últimos años ya han puesto encima de la mesa.

Las compañías de asistencia médica privada sugirieron adoptar el sistema alemán de prestaciones según renta. O, dicho de otro modo, limitar la sanidad pública para las rentas altas, lo que consolidaría su posición en el mercado.

La propuesta fue desechada por el propio Ruiz y la oposición en el Parlament cargó duramente contra ella al considerar que se rompía el principio de igualdad de los ciudadanos en el acceso a la sanidad pública.

Resultados 2012


Las principales compañías del sector obtuvieron unos buenos resultados el año pasado.

El Grupo Sanitas cerró ejercicio con una facturación de 1.599,4 millones de euros, el 4,5% más, y un beneficio de 97,3 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 6%.

O, por ejemplo, SegurCaixa Adeslas, compañía participada por Mutua Madrileña y Caixabank, logró un beneficio neto de 108,6 millones de euros, el 8,4% más que en el ejercicio anterior.

Sus ingresos alcanzaron los 2.413 millones de euros, el 7,6% más.

En datos de 2011, DKV aumentó su benefició un 68% hasta alcanzar los 37,6 millones de euros. La compañía facturó 625 millones, un 3% más.

En perspectiva, la mayoría de grandes mutuas han presentado datos positivos en los últimos cinco años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad