Las pérdidas de Comsa Emte no tocan fondo: factura 200 millones menos

stop

La constructora de los Miarnau pierde negocio en un ejercicio en el que el impacto de los ajustes laborales en la contabilidad es menor

El presidente de Comsa, Jorge Miarnau, en una imagen de archivo

en Barcelona, 15 de junio de 2015 (10:05 CET)

Comsa Emte no levanta cabeza. La constructora controlada por los Miarnau (70%) que nació de la fusión de su negocio con el de la familia Sumarroca (30%) en 2009 facturó 200 millones de euros menos en el ejercicio 2014; mantiene así la contracción de su actividad.

El grupo ingresó 1.364 millones de euros el año pasado, frente a los 1.574 millones obtenidos en 2013 y los 1.710 millones del giro de 2012. Se debe tener en cuenta que esos dos ejercicios soportaron la gran reestructuración de la compañía, que supuso la salida (con su consiguiente indemnización) de 2.900 empleados, un tercio de la plantilla.

Los ajustes se mantuvieron el año pasado, pero sin llegar a los niveles de los dos precedentes.

Previsión conservadora

El deterioro del negocio de Comsa Emte ha propiciado la presentación de un presupuesto conservador para el ejercicio en curso. Los Miarnau apuntan que la actividad subirá un 1% hasta los 1.380 millones. La perspectiva aún está por debajo a los ingresos de 2013.

La constructora es muy poco transparente a la hora de comunicar el resultado final del ejercicio. No se ha avanzado el de 2014, aunque las cuentas de los dos anteriores se firmaron con déficits de 32 y 155 millones de euros, respectivamente, según datos del Registro Mercantil.

Crece el negocio exterior

La única nota positiva de la contabilidad es que muestra cómo el negocio exterior tiene cada vez mayor peso en Comsa Emte. La actividad en el mercado internacional creció del 34% al 47% en un año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad