Las pymes frenan a los sindicatos con nuevas tretas

stop

Las empresas en auge crean filiales ficticias para no designar más miembros del comité de empresa como marca la ley

05 de junio de 2014 (23:39 CET)

Las pequeñas empresas comienzan a idear mecanismos para esquivar el estatuto general de los trabajadores que obliga a aumentar el número de miembros del comité en la medida en que medre la plantilla. Una pyme hasta 49 trabajadores cuenta con tres miembros de comité, pero cuando da el paso a los 50 empleados, debe nombrar a cinco.

Las horas que las compañías deben conceder para que los integrantes del comité atiendan asuntos sindicales también aumentan con el salto de 49 a 50 trabajadores. Por ello, los empresarios han comenzado a levantar la voz contra el estatuto de los trabajadores que fija unos parámetros que consideran obsoletos.

Queja empresarial

“Es una penalización económica a una empresa que desea crecer. Es necesario reformar el marco legal para que las compañías puedan adquirir dimensión sin esta mochila”, se quejó un empresario madrileño ante el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, durante las jornadas organizadas por The Economist este martes en Madrid.

García-Legaz no quiso comentar el problema pero algunos empresarios asistentes al foro mostraron su malestar. “Nos obligan a que la pequeña empresa tenga que recurrir a algunas herramientas para evitar tener cinco trabajadores en el comité de empresa. Es un gasto enorme. Le tenemos que dar 20 horas al mes a un trabajador para que haga gestiones y se comunique con el sindicato. ¿Por qué no se comunica por Blackberry o por correo electrónico como lo hacemos los directivos?”, se queja un empresario del sector de la metalurgia. “He creado otra empresa para que, formalmente, no conste que tengo más de 50 trabajadores. Y no soy el único que lo hace”, explica el empresario que pidió mantener su nombre en el anonimato.

Los trucos

Los sindicatos aseguran que están acostumbrados a lidiar con diferentes tretas empresariales para no reconocer el número real de trabajadores de cara a unas elecciones sindicales. “Lo más común es que nos presenten las listas de empleados desactualizada o donde no figuren todos”, explica un portavoz de CC.OO.

El centro de trabajo de los servicios de telemarketing de las ambulancias de Madrid, dependientes de Ferroser, una filial de Ferrovial, han levantado un conflicto por las elecciones sindicales previstas para este mes. La empresa asegura que no se deben contabilizar a los trabajadores temporales mientras que los sindicatos exigen un conteo de toda la fuerza laboral.

La frontera de los 100

La disputa no es banal y tiene un importante trasfondo. El criterio de la empresa fijaría una fuerza menor a los 100 empleados (cinco miembros del comité de empresa) mientras que el conteo completo de 108 trabajadores obligaría a elegir a nueve miembros.

“Se trata de un derecho ganado por los trabajadores y reconocido por ley. Los empresarios que ven un gasto en las horas cedidas al comité de empresa no les importa que haya un seguimiento a las condiciones laborales. Los comités necesitan recursos para establecer un equilibrio en las relaciones entre empresario y empleado que siempre son desiguales”, explica Santiago Alonso, coordinador secretario de acción sindical de CGT Madrid.

Las asociaciones empresariales y sectoriales perciben el tema como peliagudo y no han fijado posición, pese a la presión de algunos sectores que piden abrir el debate. El silencio impera en las patronales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad