Los Arnault compran Bulgari por 3.700 millones de euros

stop

El rey francés del lujo Louis Vuitton Moët Hennessy amplía su conglomerado con la adquisición de la prestigiosa joyería italiana

Bernard Arnault, Nicola Bulgari y Paolo Bulgari

07 de marzo de 2011 (12:23 CET)

La familia Arnault continúa ampliando el imperio de lujo que ha creado alrededor del conglomerado Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH). Este lunes han alcanzado un acuerdo con la familia Bulgari para adquirir la prestigiosa compañía joyera que lleva su apellido. Una casa fundada en 1884 y que ahora pasará a manos de los dueños de Loewe, Fendi, Tag Heuer o Sephora, entre otras marcas de gran prestigio. La operación ha sido de 3.700 millones de euros.

El imperio controlado por Bernard Arnault emitirá 16,5 millones de nuevas acciones que entregará a la familia Bulgari a cambio de los 152,5 millones de acciones que poseen en la firma italiana. Asimismo, lanzará una oferta de adquisición a los pequeños accionistas ofreciendo 12,25 euros por título. Unas condiciones muy tentativas, ya que representan una prima de casi un 61% si se tiene en cuenta que Bulgari cotizaba a 7,59 euros el pasado viernes.

Con todo, esta será la mayor compra realizada por Bernard Arnault en una década. Se enmarca perfectamente en la estrategia del grupo de adquirir nombres asociados al poder y al lujo. Ahora LVMH abarca más de 50 marcas de moda y licores, desde Dom Pérignon a Givenchy o Donna Karan. También controla la joyería parisina Chaumet, que se encuentra en lo más alto del sector del lujo, como Bulgari. De hecho, el presidente de LVMH ha afirmado que esta operación representa “una combinación perfecta desde todos los puntos de vista”.

La cúpula de LVMH


La compra de títulos también supondrá un cambio de sillas en la cúpula del conglomerado francés. Tras el cierre de la operación, que aún no tiene fecha, la familia Bulgari se convertirá en el segundo mayor accionista de LVMH y tendrá derecho de nombrar a dos miembros del consejo del grupo. Además, Paolo y Nicola Bulgari mantendrán sus cargos de presidente y vicepresidente de la joyería.

Los dos hermanos también han hablado el pacto con Arnault. En su valoración, defienden que entrar en el conglomerado significa asegurar el futuro a largo plazo de Bulgari. Y es que a pesar del lujo asociado a su nombre, cerró el ejercicio de 2009 (el último del que se tienen información) en números rojos: acarreaba unas pérdidas netas de 47,1 millones que chocaban con el beneficio neto que consiguió en 2008, de 82,9 millones de euros.

El grupo en España

Tanto Bulgari como LVMH tienen una red de distribución y tiendas propias en España. La joyería italiana está presente en los principales centros de lujo del país, entre ellos Passeig de Grácia de Barcelona.

La presencia del imperio de Arnault es mayor, ya que además de los establecimientos propios o con acuerdos de distribución de las firmas que forman parte del conglomerado, también producen en la península. El septiembre pasado inauguró su tercera factoría de Louis Vuitton en Barberà del Vallès (Vallès Occidental). Eso sí, para reforzar más su imagen de lujo la puesta en marcha de esta fábrica se hizo con el tradicional secretismo que envuelve este tipo de actividades.

Se calcula que en total LVMH da trabajo a más de 1.000 personas entre estos tres centros, la mayoría mujeres. No hay datos oficiales en este sentido, lo único que se sabe es que su tarea consiste en realizar pequeños artículos de marroquinería y cinturones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad