Luis Hernández de Cabanyes, presidente de Renta Corporación

Los Botet, ex de Caprabo, se hacen fuertes en Renta Corporación

stop

La familia catalana, a través de Jormavi, ostenta más del 5% tras convertir créditos participativos en acciones de la inmobiliaria. Con ese mismo capital ha entrado también Baldomero Falcones, el expresidente de FCC que hace tres años recibió 7,5 millones tras ser destituido por Esther Koplowitz, que ha comprado la participación de la Sareb

Madrid, 05 de febrero de 2016 (01:00 CET)

Mucho juego. Siguen dando juego los más de 1.000 millones que las familias Carbó, Botet y Elías, fundadoras de la cadena Caprabo, se repartieron en 2007, al vender a Eroski el 75% de la cadena de distribución.

Parte de aquel patrimonio lo siguen compartiendo a través de las rentas que genera el medio millar de tiendas de Caprabo que mantuvieron bajo su propiedad. A través de Caboel (Carbó, Botet y Elías) –la sociedad que administra estos bienes–, las tres familias ingresan anualmente unos 40 millones de euros, que permiten repartir unos beneficios de aproximadamente 20 millones.

Caminos diferentes

Pero, a partir de aquí cada familia siguió caminos inversores diferentes, con un reguero de sicavs que sirven de cobijo para sus respectivos patrimonios. En el caso de los Botet, una de sus apuestas fuertes ha sido la inmobiliaria cotizada Renta Corporación, donde ya ostenta más del 5% del capital, con 1,65 millones de acciones, actualmente valoradas en 2,66 millones de euros.

Las posee a través de la inmobiliaria Jormavi, administrada por María Àngels Campderrós, esposa de Pere Botet y también directora de la Fundación Josep Botet, el que fuera patriarca de la familia y uno de los fundadores de Caprabo, fallecido en 2013.

Conversión de créditos en acciones

Jormavi fue una de las sociedades que en 2014, en el marco de la propuesta de convenio de Renta Corporación, aceptó canjear sus respectivos créditos en préstamos participativos, para su posterior conversión de parte de sus créditos en acciones de la inmobiliaria presidida por Luis Hernández de Cabanyes, y amortizar el resto de los créditos. 

De esta manera, en octubre de 2014, a través de la ampliación de capital por compensación de créditos de Renta Corporación, a la inmobiliaria Jormavi le fueron asignadas 448.924 acciones. Al cierre del ejercicio 2014, la sociedad controlada por la familia Botet tenía valorada esta inversión financiera en 523.000 euros, según las cuentas depositadas por Jormavi en el Registro Mercantil. 

Posteriormente, según las dos anotaciones recogidas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Jormavi declaraba, primero en junio de 2015, que ya poseía el 4,16% del capital de Renta Corporación, y después, el pasado 18 de diciembre, que había superado el umbral del 5%.

Jormavi, pérdidas en 2014

La inmobiliaria Jormavi facturó 7,78 millones de euros en 2014, tres veces más que los 2,4 millones de ingresos obtenidos un año antes. Aunque declaraba pérdidas por 296.000 euros, que contrastaban con los 1,94 millones logrados en 2013, debido al deterioro, en casi 4 millones, de ventas de sus activos inmovilizados.

Parte de las acciones de Renta Corporación han sido traspasadas a Polo Valor, una de las sicav controladas por Maria Àngels Campderrós a través de Jormavi.

Falcones, ex de FCC

En ese mismo umbral, ligeramente por encima del 5%, también acaba de entrar en el capital de Renta Corporación un viejo conocido del mundo de la construcción, Baldomero Falcones. El que fuera presidente de FCC entre diciembre de 2007 y enero de 2013, cuando Esther Koplowitz –la entonces máxima accionista del grupo constructor– le despidió, tras el desplome de resultados de 2012 que obligó a suprimir el dividendo de FCC por primera vez en su historia.

Entraba Falcones en Renta Corporación comprando, el pasado 16 de diciembre, el paquete de 1,64 millones de acciones que la Sareb había asumido, en el marco del convenio de acreedores de la inmobiliaria, por créditos impagados.

Oravla Inversiones

Aunque desde el banco malo no se informaba de esta operación, el valor de ese 4,99% de Renta Corporación capitalizaba entonces por unos 2,7 millones de euros. Cantidad asumible para Falcones que, al ser despedido de FCC, recibió una indemnización de 7,5 millones de euros. Dos días, el 18 de diciembre, también a través de su sociedad Oravla Inversiones, Falcones adquiría otras 2.000 acciones para superar definitivamente el umbral del 5% en la inmobiliaria catalana.

Al margen de estas dos entradas de accionistas significativos, el presidente de Renta Corporación transmitía, el pasado 26 de enero, 40.000 títulos de la inmobiliaria a su esposa, Cristina Orpinell, presidenta de la Fundación Renta Corporación. Hernández de Cabanyes controla el 30,86% de la inmobiliaria que preside a través de la sociedad Dinomen.

Estos movimientos accionariales en pleno inicio del plan estratégico 2016-2020 a través del que Renta Corporación prevé generar 80 millones de ingresos y duplicar el beneficio neto anual en los próximos 5 años, hasta alcanzar los 20 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad