Los Carulla y el fondo Vitamina K invierten en la farmacia on line

stop

La ‘start up’ PromFarma recibe una inyección de tres millones de euros

18 de abril de 2014 (12:09 CET)

La familia Carulla y el fondo Vitamina K han inyectado tres millones de euros en la start up dedicada a vender productos farmacéuticos en la Red ProFarma. Es la segunda ocasión en que confían con el negocio impulsado por el empresario de Barcelona David Masó. El mismo grupo participó en la primera ronda de financiación de la compañía en 2013, que alcanzó los 1,5 millones de euros.

ProFarma nació hace casi dos años como un página que vendía el stock que sobraba a los grandes laboratorios con descuento. Básicamente, productos de parafarmacia y de belleza. Pero el cambio en la legislación impulsado por la ministra de Sanidad, Ana Mato (PP), abrió la puerta a la venta de medicamentos por Internet.

Descuentos

Ahora, intentan poner de acuerdo a laboratorios, farmacias y consumidores para poder comprar cualquier medicina on line. El punto fuerte del modelo de negocio es el descuento que se ofrece en las transacciones.

Masó prevé que el volumen de negocio del sector alcance los 300 millones de euros en tan sólo tres años.

Dos firmas de los Carulla

Los Carulla invierten en el negocio a través de dos firmas distintas. El holding alimentario Agrolimen (Gallina Blanca, Pans&Company y Affinity, entre otros) ejerce como socio financiero de la operación y la sociedad Kibo Ventures, además de la aportación económica, participa en la gestión del negocio.

Esta última compañía está liderada por Adriá Carulla, hijo de los actuales dirigentes de Agrolimen. Está especializado en el comercio on line y las distintas modalidades de descuentos que permite. Tiene experiencia en el sector de la parafarmacia con las promociones que ha dirigido, básicamente, de la marca Ausonia; firma que controlaba su familia hasta que desinvirtió en la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad