Los coches viejos desmontan el futuro de BMW

stop

Los analistas alertan de la caída de márgenes debido a la antigüedad de uno de sus vehículos estrella, la serie 5

Economía Digital

Harald Krüger, consejero delegado de BMW, en una rueda de prensa en marzo de este año. EFE/Sven Hoppe
Harald Krüger, consejero delegado de BMW, en una rueda de prensa en marzo de este año. EFE/Sven Hoppe

Barcelona, 04 de noviembre de 2016 (17:06 CET)

Los resultados del fabricante automovilístico BMW en el tercer trimestre, aunque aparentemente buenos, reflejan las debilidades del grupo alemán.

A pesar de que los beneficios han crecido cerca de un 12% en los primeros nueve meses del año (5.411 millones), los márgenes en la división de automóviles --equivalentes al 8,5%, por debajo de las previsiones del mercado y en caída libre desde inicios de año-- delatan los problemas de la compañía en su principal negocio.

Los analistas atribuyen esta caída a dos factores: por un lado, la antigüedad de una de las series estrella del grupo (la serie 5) y el mayor crecimiento de las ventas en Europa respecto a otros mercados donde el margen de beneficio es mayor, señalan desde Banc Sabadell. De especial relevancia es el primero de estos puntos.

Segunda gama por ventas

La serie 5, con hasta seis generaciones de modelos, es la segunda gama más vendida después de la serie 3, y una de las más antiguas todavía en el mercado. En el año del lanzamiento del último de sus modelos (F10, en el 2010), ésta representaba el 50% de la facturación de BMW.

La comparación con algunos de sus rivales no deja en buen lugar al fabricante. Mercedes-Benz logró un margen de beneficio del 11,4% hasta septiembre, informa Reuters. En peor lugar se situó Audi, con un índice del 6,9%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad