Los daños colaterales de Miró

stop

El concurso de acreedores en el que está sumergido la empresa catalana extiende la desconfianza a otros establecimientos. Miró atrapa a empresas como LG y Haier con más de 16 millones de euros. Los fabricantes endurecen las condiciones de venta a los comerciantes españoles

14 de julio de 2011 (01:28 CET)

Los 20 millones que Miró debe a varios fabricantes de electrodomésticos, principalmente asiáticos, están haciendo mella en el resto del sector. LG, Haier y Sony son algunas de las marcas a las que la pyme catalana ha atrapado con impagos. Sony tiene aseguradas las operaciones con la red de Francesc Miró, por lo que reina la tranquilidad en la filial española de la firma japonesa.

Otras marcas menos prudentes tienen encima de la mesa un problema de varios millones; concretamente de 10 millones en LG y de seis más en Haier. Los otros cuatro millones --hasta 20-- se reparten entre el resto de fabricantes con distribución en España.

A la espera de que se autorice el convenio de acreedores en septiembre, proceso del que La Caixa se ha distanciado por considerar que Miró habría inflado sus resultados para lograr más financiación, y ver de qué manera se atenderán las deudas contraídas con los distribuidores de electrodomésticos, los fabricantes ya han tomado medidas para evitar futuras insolvencias.

Fuentes consultadas por Economía Digital enmarcan esta reacción en el contexto económico general español, caracterizado por una contundente caída del consumo, pero expertos en el mercado aseguran que un buen número de fabricantes han endurecido el trato con sus clientes tras conocerse el concurso de acreedores en Miró, con 280 millones de deuda.

Al contado

El nuevo marco de relaciones entre cliente y proveedor que impera en el mercado de electrodomésticos español, a excepción de cadenas internacionales, se podría resumir en tres palabras: pago al contado. El crédito comercial se ha endurecido considerablemente no sólo en la cantidad del riesgo, sino en el plazo.

Tras el concurso de Miró la mercancía se entrega, en la mayoría de los casos, a cambio de la liquidación de la factura. Los pagos diferidos empiezan a ser historia. “Este panorama no está afectando de igual modo a todos los operadores, porque cada uno tiene un músculo financiero diferente”, explican fuentes del sector, pero son precisamente las redes de un tamaño similar o inferior al de Miró las más afectadas, según ha podido contrastar este medio.

Seguros más caros

La alternativa es asegurar las operaciones, como históricamente ha hecho Sony y otras firmas. En el conjunto del seguro de crédito, la venta mayorista de electrodomésticos sigue siendo un sector con poco peso, “en línea con su dimensión en la economía”, explican en Crédito y Caución --cuya exposición a Miró rondaría entre los 50 y 60 millones, cifra que la compañía no confirma--, “pero su peso (el del sector) es creciente, porque se contrata más y a precios más altos, en línea con la evolución del riesgo que afronta”, explican fuentes autorizadas del operador con mayor cuota de mercado en caución en España.

Sin embargo, a largo plazo “es evidente que el electrodoméstico está llamado a jugar un papel creciente en la economía, respondiendo a la demanda generada por los cada vez más rápidos cambios tecnológicos”. La incertidumbre reina pues a corto y medio término.

Su evolución dependerá, en gran medida, de cómo se reactive esa demanda interna en España. Se trata de la única tabla de salvación de estas empresas, en su mayoría pymes, que han visto caer operadores como Miró y PC City y que desde hace pocas semanas sufren una vuelta de tuerca más, en forma de restricción crediticia, en su delicado estado financiero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad