La compañía que lidera Rafael del Pino ganó 189 millones entre enero y junio de este año.

Los del Pino hacen efectivo el legado de su padre en Ferrovial

stop

Tras romper el blindaje familiar pactado en 2006, Leopoldo, uno de los hermanos, se embolsa 580 millones al vender la mitad de sus acciones

Juan Carlos Martínez

La compañía que lidera Rafael del Pino ganó 189 millones entre enero y junio de este año.

Madrid, 15 de enero de 2016 (04:00 CET)

El legado de Rafael del Pino, fundador de Ferrovial, empieza a diluirse. Como era previsible, tras poner fin, el pasado mes de agosto, al pacto sindicado al que obligó el patriarca en 2006, dos años antes de fallecer, los herederos han empezado a dar el paso para hacer caja con acciones tan valiosas. De aquel 45% se ha pasado al 35% actual.  

Leopoldo del Pino, uno de los tres hermanos que figuran como consejeros del grupo que preside Rafael –el elegido por el patriarca para poner al frente del imperio constructor en el año 2000– ha sido el primero en dar el paso, poniendo de manifiesto los desencuentros fraternales que desde hace tiempo venían manteniendo por diferencias de criterio sobre las inversiones familiares. La venta de 30,38 millones de acciones de Ferrovial le ha permitido embolsarse 580 millones de euros.

Otra espantada

La de Leopoldo, ingeniero de Caminos como su hermano Rafael, se une a la espantada que en 2006 dio Fernando, otro de los hermanos que decidió desligarse del pacto sindicado con las acciones de Ferrovial, y transitar en solitario a través de Myway, su propia empresa.

La operación llevada a cabo por Leopoldo del Pino se ha sustanciado a través de una colocación acelerada en la que, sobre la marcha, se ha ampliado el número de acciones a vender.

Mejor 30 que 25 millones de acciones

En un principio, el banco suizo UBS comunicaba a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que iba a vender por mandato de Siemprelara –la sociedad a través de la que Leopoldo ostenta sus acciones de Ferrovial– un paquete de 25,3 millones de acciones, equivalente al 3,46% del capital. Pero dos horas después, la oferta se ampliaba en 5 millones de acciones más, con lo que el capital finalmente vendido fue el 4,15%.

Los casi 30,4 millones traspasados son prácticamente la mitad de los que poseía Leopoldo del Pino, que se queda ahora, con el 4,2%, como tercer máximo accionista de Ferrovial, detrás de sus hermanos Rafael –el presidente del grupo– y María, que mantienen el 20,25% y el 8,15%, respectivamente. Y todavía por delante de Joaquín, que acredita el 2,53% del capital de la constructora fundada por su padre.

Por debajo de cotización

El hermano del presidente de Ferrovial no tuvo reparo alguno en vender el paquete de acciones por un euro menos de lo que cada título cotizaba al cierre de la sesión del pasado miércoles. De haberlo hecho a ese precio, hubiera obtenido 30 millones de euros más.

Tras la venta a 19 euros, las acciones de la constructora han retrocedido un 5% para situarse en ese umbral, dejando la capitalización del grupo por debajo de los 14.000 millones de euros.

Pérdidas de Siemprelara

Siemprelara, la sociedad de la que Leopoldo del Pino es socio único, perdió 1,41 millones de euros en 2014, de acuerdo con las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Pérdidas producidas por las caídas superiores al 40% en algunos de los valores extranjeros que forman parte de la cartera abierta en la sucursal suiza del Royal Bank of Canada, por un importe inicial de 28,15 millones de euros.

Sin importe neto de cifra de negocio, el resultado de explotación de Siemprelara fue negativo en algo más de 284.000 euros, con unos ingresos de apenas 120.000 euros y unos gastos de más de 400.000 euros, principalmente el sueldo que cobra el propio socio.

La desinversión de Leopoldo del Pino se produce justo un mes después de que Ferrovial haya presentado una oferta pública de casi 500 millones de euros para adquirir el 100% de las acciones de la compañía australiana Broadspectrum, antes denominada Transfield Services

Control a salvo, de momento

Tras la operación, será curioso comprobar quién o quiénes son esos inversores cualificados que se han quedado con el 4.15% de Ferrovial. Aunque, de momento, el control por parte de los Del Pino no corre peligro.  

Siguen sumando más del 35% del capital, pero habrá que ver si la venta del paquete, por parte de Leopoldo, se queda ahí o, si por el contrario, llegan más desinversiones en el futuro, por su parte o por algún otro de sus hermanos. Al margen de los Del Pino, la gestora de fondos estadounidense Blackrock no ha movido el 3% que ostenta en Ferrovial desde abril de 2015.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad