Los empleados pujan para evitar el cierre de los zapatos de lujo Farrutx

stop

La empresa de origen mallorquín, en fase de liquidación, no captó el interés de ningún inversor

Anuncio de los zapatos Farrutx.

16 de julio de 2013 (22:06 CET)

Farrutx, una de las marcas mallorquinas reconocidas en los mercados internacionales del lujo, se encuentra al borde de la extinción. Mucho han cambiado las cosas en la empresa fundada en los años 70 por el diseñador Josep Campins y el zapatero Matías Salvá, desde que las prendas de Farrutx eran codiciadas por celebrities y diseñadores. Ahora sólo la puja de los empleados podría salvarla.

En la década de los noventa, el mundo de la moda se rindió a los pies de unos zapatos de piel de cuidadosa elaboración y diseño. Y junto con la expansión de la marca y de las sucursales, también llegó el interés de los inversores internacionales. Los fundadores decidieron deshacerse de la empresa que cayó en manos de un fondo suizo perteneciente al empresario Daniel Mignon.

Deslocalización

Desde ese momento, el éxito de los zapatos, que rondaban los 300 euros, comenzó a desvanecerse. La empresa cerró sus fábricas en Mallorca y trasladó la producción a Italia, un movimiento similar al de otros gigantes mallorquines del calzado como Camper. El patronaje también fue trasladado a Madrid y con el proceso de deslocalización, llegaron los traspiés para la compañía que vio caer a cada una de sus filiales.

Farrutx, en concurso de acreedores, entró en fase de liquidación el 30 de mayo pasado, después de que ningún inversor mostrara su interés por inyectar recursos a la marca. La empresa ha cerrado una tienda en la exclusiva calle Serrano de Madrid y actualmente sólo dispone de una treintena de corners en El Corte Inglés y la tienda outlet de las Rozas, que también está a punto de cerrar, según confirman fuentes cercanas a la compañía.

Última oportunidad

Unos 45 trabajadores se mantienen en las nóminas de la empresa y son ellos quienes han hecho una oferta al juzgado mercantil número 4 de Madrid, que gestiona la suspensión de pagos. El administrador concursal aún no ha hecho pública su decisión final.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad