Los empresarios, divididos por la nueva organización de festivos

stop

Las grandes empresas apuestan por librar sólo en temporada de baja producción y el comercio pide respetar las fechas religiosas

Portal de l'Àngel, una de las zonas más comerciales de Barcelona

03 de noviembre de 2012 (17:29 CET)

La reorganización de los días festivos, que el gobierno de Mariano Rajoy quiere impulsar con el propósito de mejorar la productividad, ha encontrado posiciones contrapuestas en el ámbito empresarial. Las grandes corporaciones apuestan por eliminar los días festivos y acumularlos en períodos de baja productividad, según un estudio de ESCP Europe publicado por el diario La Vanguardia.

Las empresas consultadas son partidarias de trasladar los días festivos que, como el de la Purísima y el de la Constitución, conforman un enorme puente que merma la actividad productiva. La mayor parte de los ejecutivos consultados coincide en aglutinar los puentes festivos en períodos de baja actividad empresarial con el propósito de reducir al máximo el impacto económico.

Los tradicionales

El gobierno anunció este viernes su voluntad de llegar a un acuerdo con las comunidades autónomas, las empresas y la Conferencia Episcopal para adoptar medidas como el traslado de algunas festividades a los lunes.

Pero los comerciantes ya han anunciado que no están de acuerdo con una modificación generalizada. La Confederació Catalana de Comerç, CCC, se ha mostrado partidaria de conservar tres festividades trascendentes --a su juicio-- para la ciudadanía catalana: Reyes (6 de enero), Sant Joan (24 de junio) y Sant Esteve (26 de diciembre).

La celebración de Reyes y Sant Esteve, con fuerte tradición religiosa y familiar, no contaría con una buena aceptación por parte de la ciudadanía ni de los pequeños empresarios, a juicio de la entidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad