Los farmacéuticos de Catalunya descartan bajar la persiana ante los impagos

stop

El colectivo opta por medidas menos agresivas como manifestarse, el reclamo de los intereses y una recogida de firmas para que el Parlament decida

Representantes de los cuatro colegios farmacéuticos de Catalunya/Estefania Oliver

13 de marzo de 2013 (14:00 CET)

Las farmacias de Catalunya están en una situación complicada ante los retrasos de la administración. La Generalitat les adeudará a finales de marzo 302 millones de euros, lo que ha provocado ya el cierre de 13 boticas y el corte de suministro de algunas distribuidoras a un centenar de farmacéuticos. Para exigir de forma inmediata esta cantidad, sin embargo, el colectivo descarta bajar la persiana como ya hicieron en octubre del año pasado.

“La posibilidad del cierre no se ha considerado útil porque dificulta el servicio al ciudadano. Ya se hizo y el resultado fue un mes más de retraso”, ha subrayado el presidente del Consell de Col·legis de Farmacèutics de Catalunya, Jordi de Dalmases.

Medidas

Las más de 3.000 farmacias catalanas han votado este martes para acordar las medidas oportunas para acabar con el problema de los impagos. La participación ha sido elvada con un 75,02%, es decir, 2.649 boticarios.

Los participantes han decidido con sus votos tres líneas de actuación menos agresivas que la huelga. La primera es el reclamo a la administración catalana de los intereses de demora que todavía, según ha indicado Dalmases, no se han calculado. Las farmacias están cobrando en la actualidad con 120 días de retraso cuando el concierto señala un máximo de 35. Esta medida se ha aprobado con casi un 97% de los votos a favor.

Manifestación

Otra decisión que se ha tomado --con el 87% de los votos-- es la recogida de firmas entre los ciudadanos en las diferentes oficinas de farmacia para trasladar la cuestión al Parlament de Catalunya y exigir una solución inmediata .

Y la tercera y última es la de salir a la calle --con el 72% de los participantes a favor-- para hacer patente el malestar del colectivo. Para ello, se convocará una manifestación unitaria la próxima semana en la Plaza Sant Jaume de Barcelona aunque la fecha no está fijada todavía a falta de los permisos oportunos.

Promesas incumplidas

En cuanto a la postura del gobierno catalán ante los retrasos, el Consell del Col·legi de Farmaèutics asegura que se han estudiado muchas posibles soluciones pero que al final no se ha concretado ninguna.

“Llevamos dos años en conversaciones y lo único que ha ocurrido es que la situación ha empeorado”, detalla Dalmases, quien insiste en que ya hay farmacias que ahora no pueden ofrecer algunos medicamentos. Aunque todavía no se ha llegado a la situación de desabastecimiento –como sí ha ocurrido en otras comunidades como Castilla La Mancha o Valencia--, el colectivo alerta de que el corte de suministro en algunas boticas es una primera señal en ese camino.

“Seguro que el consejero de Salut pierde el sueño para buscar una solución pero las promesas las tenemos desde hace demasiado tiempo y el problema no se soluciona. No importa mucho de quién es el problema (si de la Generalitat o el Gobierno cental), sino encontrar una solución”, ha sentenciado Dalmases.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad