Los 'hackers' provocan en una semana 1.000 millones en pérdidas a los fabricantes de consolas

stop

Microsoft reconoce ataques masivos para usurpar datos personales a los clientes de su plataforma de juegos Xbox. Sony admite el robo de información confidencial a usuarios de Playstation

28 de abril de 2011 (18:01 CET)

Semana trágica para los fabricantes de consolas on line. Los usuarios de estos dispositivos parecen ser el objetivo de los piratas de la red sin que los sistemas de seguridad hayan evitado el robo de información confidencial de los clientes de Playstation -Sony- ni un ataque masivo a usuarios de Xbox -Microsoft- con el objetivo de usurparles información confidencial.

La primera señal de alarma llegaba desde Japón. Sony tuvo que admitir el miércoles el robo de unos 77 millones de cuentas de usuarios de Playstation Network. El gigante japonés aconsejó a los suscriptores de la plataforma, de los cuales el 90% se encuentran en Europa y EEUU, “cambiar las contraseñas que también utilizan para otros servicios”.

Sin embargo, el daño en la imagen de Sony ya está hecho. La violación de su base datos puede suponer un coste superior a 1.010 millones, es decir, una media de 13,5 euros por cada uno de los 77 millones de clientes. El daño económico, además, podría superar estos cálculos iniciales debido a la desconexión forzosa de la plataforma. Millones de navegantes se quedarán sin jugar durante unos días, algo que podría haber beneficiado directamente a sus competidores.

Los ataques siguen

Microsoft se habría convertido en el principal beneficiario del boicot informático a Sony si hubiera conseguido evitar en las últimas horas un ataque de phishing -el envío de correos electrónicos falsos que suplantan la identidad de la compañía- para captar datos personales de los clientes de su sistema de juegos en Internet.

En las últimas horas ha sido la empresa estadounidense la que ha tenido que admitir que los servidores de Xbox Live también son vulnerables. Desde Microsoft se han confirmado las denuncias de sus usuarios y han asegurado que buscan soluciones. “Somos conscientes del problema y estamos trabajando para resolverlo”, ha explicado la compañía en su web.

Tras estos episodios, las miradas se han vuelto hacia el tercer fabricante en discordia: Nintendo. ¿Wii podría ser la siguiente víctima de los bucaneros informáticos? “Seguimos todas las normativas europeas y además nuestro sistema no permite que se compartan datos privados”, explican a Economía Digital portavoces del fabricante. En Nintendo apuestan por un modelo de comunidad virtual distinto al de Sony y Microsoft.

Qué hacer

Los robos informáticos de los que han sido víctimas millones de usuarios en una sola semana plantean una importante duda: ¿qué hacer para adquirir juegos on line de forma segura? Los compradores que aún están dispuestos a pagar por estos contenidos virtuales, pero que no quieren exponer sus datos, podrían utilizar métodos de prepago, según los expertos. Otras alternativas son participar de comunidades que no requieran la entrada de datos personales y financieros para registrarse.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad