Los minoritarios de aguas de Sabadell intentan frenar a Agbar en los juzgados

stop

OPA VOLUNTARIA

Pascual y Bosser, en el centro, con sus asesores legales y de comunicación

04 de abril de 2013 (21:17 CET)

“Somos David contra Goliat”. Así se presentan el grupo de accionistas minoritarios que han unido su participación en la Compañía d'Aigües de Sabadell (Cassa) e intentan frenar la OPA que presentó Aguas de Barcelona (Agbar) el pasado 20 de diciembre. El vicepresidente del grupo, Lluís Pascual, y la consejera independiente Maria Ángels Bosser, los portavoces del grupo, aseguran que representan al 16,5% del capital social. Este jueves han anunciado que se van a los tribunales para intentar paralizar la operación.

Concretamente, a la sala 6 de lo Mercantil de Barcelona. Los miembros del consejo de administración de Cassa están citados el próximo 16 de abril en la Ciutat de la Justícia.

Mayoría en el consejo

El magistrado Francisco Javier Fernández Álvarez decidirá si los llamados consejeros institucionales --los representantes de BBVA (Unnim), Gremi de Fabricants y la Cambra de Comerç-- se deben inhibir en las decisiones futuras del consejo respecto a la OPA de Agbar. Una petición que también afecta al presidente de la sociedad, Xavier Bigatá, y a otro consejero, Joan Llonch Andreu. Todos ellos han mostrado su adhesión a la oferta de la gestora de aguas presidida por Ángel Simón.

Si el juez les da la razón, los minoritarios podrían tomar el control del consejo de administración. El siguiente paso que darían, según Pascual, sería pedir un informe de valoración externo de Cassa. “No estamos en contra de esta OPA, estamos en contra de que no se hagan bien las cosas”, ha afirmado.

Notificación CNC

Los portavoces recriminan a Agbar que no notificara a la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) la operación. Según su punto de vista, la eventual toma de control de Agbar podría romper el equilibrio de mercado. Aunque la propia CNC ya se pronunció en 2010, cuando la empresa de Simón lanzó la primera OPA a Agbar, sobre este extremo.

En julio de ese año, el regulador notificó a las partes que la operación no requería de su visto bueno porque no modificaba el orden de fuerzas en el sector del agua en Catalunya. De hecho, Agbar ya forma parte del accionariado del grupo local.

Valoración mayor

¿Qué quieren los minoritarios? “Claro que el problema es el precio, Cassa vale más”, ha sentenciado el vicepresidente del grupo. La OPA actual ofrece 60 euros por título, mientras que la cotización de la compañía es de 54,65 euros. Opera en el mercado de corros de la Bolsa de Barcelona.

Los minoritarios aseguran que el precio real está por encima de la oferta de Agbar y achacan la cotización y las pérdidas que arrastra el grupo a la coyuntura económica. Incluso hacen amago de que existe una tercera compañía interesada en hacerse con la gestora de agua local. “Todas las opciones están abiertas”, afirma Pascual. “Dependerá del proceso, ¿y si sale un tercer comprador que intervenga en el proceso?”, afirma Bosser. “Haremos todo lo posible para que ninguna acción se descarte de entrada en beneficio del accionista”, añade.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad