El presidente de Colonial, Juan José Bruguera (d), y el director general, Pere Viñolas. EFE/XAVIER BERTRAL

Los pensionistas holandeses quieren imitar a los Puig en Colonial

stop

La familia perfumera fue el último gran accionista que se integró en la socimi catalana. Fue en abril de 2017, y sus acciones suben más del 70%

Carles Huguet

Economía Digital

El presidente de Colonial, Juan José Bruguera (d), y el director general, Pere Viñolas. EFE/XAVIER BERTRAL

Barcelona, 17 de octubre de 2019 (04:55 CET)

El fondo de inversión PGGM afloró este miércoles una participación del 3% en Colonial. El vehículo de los pensionistas holandeses luce ahora un porcentaje valorado en alrededor de 175 millones de euros en la socimi catalana; una irrupción que busca seguir la estela de la última gran aparición en el capital de la cotizada. Fue la familia Puig, que apareció en abril de 2017 y sus acciones ya acumulan una revalorización del 73%.

A través de la sociedad Inmo SL, la saga catalana adquirió el 4,7% de la sociedad por un precio de mercado que rondaba los 110 millones de euros a pesar de que este tipo de operaciones se acostumbran a cerrar con algún tipo de descuento. La compra obedecía a la voluntad de la familia de diversificar su cartera inmobiliaria.

Desde entonces, los Puig han incrementado su participación hasta el 5,7% del accionariado. La parte del pastel que ostentan suma ahora un valor de unos 329 millones de euros, el 73% más de lo que valía el porcentaje en primavera de 2017.

Para lograr tal participación, la familia tuvo que incrementar su inversión. En un primer momento elevaron su posición desde el 4,7% hasta el 5,1% con un pago que rondó los 25 millones de euros.

La familia Puig se mostró firme en su compromiso con Colonial durante los últimos dos años

Posteriormente, en noviembre de ese mismo año, acudieron a la ampliación de capital que la compañía lanzó para financiar la opa sobre Axiare. A un importe de 7,89 euros por título, la cotizada que preside Juan José Brugera captó 338 millones de euros, de los que la saga perfumera tuvo que poner alrededor del 5% para no diluir su participación.

No fue hasta abril de 2019 cuando redoblaron su apuesta por Colonial y tomaron el 5,7% que ostentan en la actualidad. En el momento de la operación, la participación rondaba un valor de mercado de 260 millones de euros.

El apoyo a la sociedad no es casual. Para beneficiarse de las exenciones fiscales con las que cuentan --no pagan el impuesto de sociedades--, la ley obliga a las socimis a repartir el 80% de sus ganancias en dividendos, que los accionistas sí deben tributar.

Así, la rentabilidad del dividendo de la empresa es del 2,1% --la mitad que el de su principal rival, Merlin Properties--, aunque tiene el compromiso de elevar la cifra un 10% frente a los 0,2 euros por título repartidos en junio.

Colonial estudia inversiones por valor de 1.000 millones

Colonial contaba a cierre de 2018 con una cartera de edificios de oficinas repartidos en el centro de París, Barcelona y Madrid valorada en 11.348 millones de euros, Para incrementar la cifra, el consejero delegado, Pere Viñolas, anunció en el Investor Day de esta semana que tenía sobre la mesa activos por valor de 1.000 millones --aunque esto no implique que vaya a cerrar todas las compras--.

A lo largo del último año, las inversiones alcanzaron los 786 millones en el marco del proyecto Alpha IV, el 64% más que las acometidas por el Alpha III. De la mano llegaron las ventas, que en los primeros nueve meses ya alcanzan los 475 millones.

Hemeroteca

Colonial
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad