Los retos de los 'servicers' para el 2016

stop

Las sociedades inmobiliarias más destacadas del mercado español anticipan un aumento de las inversiones y la necesidad de innovar en un sector cada vez más dinámico, con subidas del precio de la vivienda por encima del 5% 

Un bloque de viviendas en Carabanchel (Madrid)

Barcelona, 11 de enero de 2016 (11:27 CET)

Los cambios en el sector inmobiliario español han sido continuos en los últimos años. Y con total seguridad continuarán en los próximos meses. Así lo consideran los principales servicers españoles, las sociedades nacidas al calor de la reestructuración bancaria y que cuentan ya con un papel protagonista en el mercado. La clave por tanto pasará por la adaptación, coinciden todas las fuentes consultadas.

Una idea compartida por los actores del sector es el aumento del dinamismo en el parqué inmobiliario, con subidas en el precio de la vivienda y una reducción  --todavía más significativa a la experimentada este año-- del stock en cartera. "España continua siendo un país interesante para invertir en residencial", apunta Eduard Mendiluce, consejero delegado de Anticipa Real Estate, propiedad del fondo estadounidense Blackstone.

Desde esta compañía, con una cartera en gestión valorada en más de 10.000 millones de euros, pronostican "crecimientos del precio de la vivienda superiores al 5%" para el nuevo año. Un análisis compartido también por Servihabitat, propiedad del fondo TPG Capital, que pronostica un alza de los precios que en algunos casos podría estar por encima el 6%.

Nuevo tipo de cliente

La adaptación de cara a 2016 pasará también por entender el nuevo tipo de cliente, para el que el alquiler es cada vez más una opción residencial a tener en cuenta, tal y como apunta el estudio Mercado Residencial en España. Situación actual y perspectivas, elaborado por Servihabitat Trends.

Álvaro J. Martín, director de Desarrollo Corporativo de la compañía, añade otra de las claves. "La clave diferenciadora en a medio plazo será la innovación aplicada a la tecnología, al marketing y evidentemente a los procesos, lo que mejorará la productividad y aumentará la competitividad", apunta este ejecutivo.

Altamira, otro de los servicers más activos y con más peso en el mercado, apunta a la necesidad de personalizar el servicio para cada cliente, con equipos especializados según el tipo de demanda. "No es lo mismo vender un producto residencial de segunda mano, por ejemplo, que desarrollar un suelo", explican fuentes de la entidad.

Operaciones corporativas

Otra de las tendencias más claras para el nuevo año tiene que ver con la resituación de los principales players en el tablero inmobiliario español, sea a través de ampliaciones de cartera o mediante fusiones. En el primero de los casos, Anticipa Real Estate aspira a tomar la delantera,  valorando "las oportunidades de inversión" a su alcance, con la intención de "completar la cartera de préstamo o inmuebles en gestión", según explica Eduard Mendiluce.

Una estrategia de crecimiento y diversificación que es compartida por la mayoría de actores del sector; los cuales han entendido que su supervivencia pasa por la ampliación del volumen de gestión y el trato cada vez más personalizado, según el tipo de cliente.      
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad