Los súper italianos tienen fobia a Mercadona

stop

Bernardo Caprotti era el rey italiano de los supermercados. Tras su fallecimiento, se reveló que en su testamento ordena que su cadena Esselunga nunca se asocie con la española Mercadona

Economía Digital, con información de Reuters

Bernardo Caprotti, fundador de la cadena de supermercados Esselunga.
Bernardo Caprotti, fundador de la cadena de supermercados Esselunga.

Barcelona, 09 de octubre de 2016 (16:20 CET)

Desde la tumba Bernardo Caprotti sigue dictando órdenes. El rey de los supermercados italianos, co-fundador de la cadena Esselunga, falleció esta semana a los 90 años, y en su testamento dejó bien en claro qué futuro quiere para su empresa: si hay que buscar socios, que no sea Mercadona.

Esselunga fue creada en 1957, y es la cuarta cadena de supermercados de Italia, que emplea a 22.000 personas y factura 7.300 millones de euros anuales.

En su testamento, Caprotti lega el 70% del grupo a su segunda esposa y su hija, y el 30% restante a los dos hijos de su primer matrimonio. En el texto, precisa las instrucciones para el futuro de la firma: "en caso de que el contexto sombrío de Italia mejore, sería necesario encontrar un socio internacional. Ahold sería ideal, Mercadona no tanto".

En los últimos meses, Caprotti había iniciado negociaciones con fondos de capital privado para vender su grupo por hasta 6.000 millones de euros, dijeron fuentes citadas por Reuters. El candidato más firme, Ahold, es una cadena holandesa que acaba de comprar a su rival, la belga Delhaize. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad