Los tentáculos del pujolismo arraigan en el lobby de las agencias de colocación

stop

Intereses cruzados

Andreu Cruañas, presidente de Asempleo, dirigió el Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC) en 2001

en Barcelona, 22 de agosto de 2015 (21:30 CET)

La UGT de Cataluña abrió este miércoles la polémica al culpar a las agencias de colocación de precarizar el mercado laboral con anuncios de trabajo que no incluyen ni el sueldo. También acusó al Govern de la Generalitat y al Gobierno español de favorecer a las agencias privadas de colocación en detrimento de los servicios públicos y a ambas partes, gobiernos y agencias, de querer privatizar los servicios de empleo.

Detrás del lobby de las agencias de colocación españolas se encuentra un ex alto cargo de Pujol, Andreu Cruañas, presidente de Asempleo y miembro de la CEOE. Cruañas llegó a dirigir el INEM catalán y ahora es visto por los sindicatos, como presidente de la patronal de ETT y agencias de colocación, como el lobo que quiere desmantelar los servicios públicos de empleo.

Vocal del Sistema Nacional de Empleo

Los agentes sociales tienen representación en el Sistema Nacional de Empleo, de cuyo Consejo General es vocal Andreu Cruañas en representación de la CEOE. Cruañas es vocal también del Comité Ejecutivo y de la Junta Directiva de la gran patronal española.

Cruañas lidera desde noviembre de 2013 la agrupación de las agencias de colocación pero ni en la web de Asempleo –donde no se puede consultar el organigrama– ni en su perfil profesional de Linkedin aparece como propietario, socio o directivo de ninguna agencia de colocación.

En su currículo consta que es o ha sido socio director de dos empresas de consultoría y asesoría, ninguna de ellas del ámbito de la colocación: Alaris y Cruañas & Asociados, de la que es administrador único y en la que fue consejero delegado entre 2011 y 2012 el empresario David Madí.

Juntos en el último Govern de Pujol

Cruañas y Madí ya coincidieron a finales de los 90 e inicios de siglo como altos cargos de la Generalitat, con Jordi Pujol. El actual presidente de Asempleo llegó al Govern en 1999, año en el que el molt honorable ganó sus últimas elecciones, como jefe de gabinete del consejero de Trabajo, que entonces era Lluís Franco.

En 2001 accedió a la dirección general de Empleo y del Servei d'Ocupació de Cataluña (SOC), organismo que actualmente es el que se encarga de repartir los fondos de colocación. En 2002 cesó en el cargo y fue nombrado secretario de Asuntos Laborales y Empleo del Govern, hasta que en 2004 fue cesado por el tripartito.

De ahí dio el salto, unos años más tarde, al otro lado. Su experiencia en la gestión pública es lo que les valió para ser nombrado presidente de Asempleo. La patronal destacó entonces, en noviembre de 2013, su "experiencia y sólido conocimiento del mercado laboral español e internacional". También que hubiera sido director general de Bracafé durante más de diez años –antes de entrar en el Govern–.

Se multiplica por seis la dotación a agencias

Los sindicatos han acusado en numerosas ocasiones a las agencias de colocación de querer quedarse todo el pastel de la intermediación, con la connivencia de las administraciones. Y el Gobierno de Rajoy les ha dado razones en los presupuestos del Estado presentados este verano.

Los presupuestos del ministerio de Empleo para 2016 multiplican casi por seis los fondos para las agencias de colocación. La dotación en 2015 era de 25 millones a repartir entre las comunidades autónomas –son recursos finalistas–, pero en 2016 se amplía hasta los 80 millones para las CCAA y 60 millones más que repartirá directamente el ministerio de Empleo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad