Los trabajadores de Iveco-Irisbus pactan su traslado a Valladolid 

stop

RECONVERSIÓN INDUSTRIAL

Autobús histórico de Iveco-Irisbus

19 de julio de 2011 (18:40 CET)

El comité de empresa y la dirección de la factoría de Iveco-Irisbus de la Zona Franca han acordado la madrugada de este martes que los 155 trabajadores catalanes afectados por el cierre de la factoría puedan mantener su empleo en Valladolid. El pacto, que se tiene que refrendar este viernes en asamblea, contempla mantener las condiciones salariales y la antigüedad. Asimismo, Iveco se ha comprometido a ofrecer a los trabajadores que se vayan a Castilla León una ayuda económica para facilitarles el traslado y la búsqueda de una vivienda.

Si finalmente se aprueba el acuerdo, el traslado se hará efectivo a partir del uno de septiembre. Por otro lado, Iveco se irá de Catalunya prejubilando a todos sus asalariados que a fecha 30 de septiembre tengan 51 años o más. Hasta los 57 recibirán un porcentaje de entre el 72 y el 90% del sueldo neto, en función de la edad. La cantidad mínima inicial que recibirán es 1.500 euros y la cifra se irá revalorizando anualmente el 2%.

Para los trabajadores que no se quieran trasladar a Valladolid, directivos y sindicalistas han acordado bajas incentivadas con una indemnización equivalente a 60 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades.

Sin trabajo en la fabrica catalana

Tal como avanzó Economía Digital, la producción de chasis de autobús que hacía el grupo italiano en Barcelona se termina en julio. La compañía industrial de Fiat no ha cumplido la promesa incluida en el ERO de hace un año, cuando se comprometió a redefinir la misión industrial de la factoría catalana antes de marzo de 2011. Finalmente han conseguido cerrar la fabrica de la Zona Franca. Un punto que los sindicatos han criticado activamente, tanto “por la actitud de la multinacional como por la falta de implicación de las administraciones públicas”, afirma CCOO en un comunicado.

Asimismo, lamentan que “se pierda la única empresa del Estado que fabrica autobuses urbanos e interurbanos”. Ya que en Valladolid la producción es diferente que en Barcelona. Con todo, Iveco baja la persiana aceptando gran parte de las condiciones que los sindicalistas han puesto encima de la mesa durante la negociación. La más importante se ha quedado en el tintero: buscar una alternativa a la continuidad industrial de Iveco-Irisbus en la capital catalana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad