Los trabajadores de Sharp presionarán para evitar el nuevo ERE

stop

La empresa electrónica anunció este martes el tercer ajuste temporal de los 330 empleados de la factoría de Sant Cugat del Vallès en tan sólo un año y medio

09 de marzo de 2011 (10:47 CET)

El turno del miércoles en la fábrica Sharp de Sant Cugat del Vallès ha empezado con la convocatoria de una asamblea extraordinaria. Los trabajadores pactan qué medidas de movilización y presión ejercerán sobre la dirección de la empresa electrónica ante la presentación de un nuevo ERE este martes. El tercero que afectará a la factoría en tan sólo un año y medio.

De nuevo la dirección de la empresa habla de un descenso de la carga de trabajo. Los detalles de la regulación temporal se conocerán la próxima semana, pero ya han avanzado que afectará a los 330 asalariados que quedan en Sant Cugat. Igual que en los anteriores, repercutirá de forma especial en los departamentos de producción. Precisamente hace un mes la multinacional japonesa ya avisó que sólo podía asegurar la continuidad del área de Investigación y Desarrollo (I D) en Catalunya.

Entonces ligó la continuidad del resto de departamentos al nuevo presupuesto que el grupo dará a conocer en abril, inicio de su año fiscal. Este llegará después que los nipones rehusara las primeras cuentas para 2011 que el equipo presidido por Ventura Pobre presentó. En todo este tiempo el comité de empresa ha avisado que la continuidad de Sharp está en la cuerda floja, a pesar que la multinacional asegura que no cerrarán la factoría. Ante el nuevo ERE han solicitado volverse a ver con el conseller de Empresa y Ocupación, Francesc Xavier Mena, para conocer el papel que va a jugar la Generalitat ante el nuevo conflicto laboral.

Prestación de desempleo

Con todo, también preocupa a los sindicatos que los trabajadores de Sharp afectados por los expedientes temporales se quedan en casa consumiendo directamente su prestación de desempleo. La mayoría han superado los 120 días de contador cero, el tiempo en que la regulación no afecta la prestación.

Actualmente los 300 trabajadores de la factoría (había ocupado a 480 personas en 2009) fabrican televisores planos de 32 y 60 pulgadas. La multinacional está estudiando la viabilidad de las líneas de producción, ya que en el pasado ejercicio perdieron 11,5 millones de euros. De hecho, los mismos asalariados han pedido en diversas ocasiones a la dirección catalana que luche para que entren nuevos productos en Sant Cugat.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad