stop

El grupo de lujo LVMH incrementa su facturación un 12%, impulsado por el fuerte empuje de los clientes de China y otras regiones de Asia

Economía Digital

Tienda de Louis Vuitton, del grupo LVMH, en Asia, en una imagen de archivo. EFE/ED/archivo

Barcelona, 19 de julio de 2017 (12:58 CET)

El grupo LVMH (Louis Vuitton Moët Hennessy), el mayor conglomerado de empresas de lujo, saca músculo. El 26 de julio el grupo francés exhibirá los resultados positivos de la segunda mitad del año, y ya ha adelantado que el sector de moda y piel (marroquinería) liderará el crecimiento de las ventas, que globalmente subirán un 12%.

El sector de la moda y piel es, de lejos, el más rentable del grupo, que en el primer trimestre facturó casi 10.000 millones de euros en todo el mundo. El área que controla las firmas Louis Vuitton, Christian Dior (en abril había comprado el porcentaje que le faltaba para tener el 100% de la casa de alta costura), Fendi, Givenchy, Loewe, Marc Jacobs y Kenzo aglutina el 35% de las ventas del grupo pero representa el 57% del ebitda, o sea, el beneficio bruto de explotación antes de impuestos. En total, LVMH cuenta con 16 firmas de moda que en el 2016 han facturado 12.775 millones de euros a través de sus 1.508 tiendas en todo el mundo.

El sector de moda y marroquinería, motor del grupo de lujo LVMH

El cliente chino es la locomotora que empuja los resultados positivos del grupo de lujo. De hecho, uno de cada tres euros que factura el conglomerado proviene del bloque Asia-Pacífico. Y las señales del mercado son que los clientes asiáticos seguirán protagonizando las ventas de sus principales marcas.

Como comparación, la facturación en China y otros mercados como el Sudeste Asiático y el Golf Pérsico aumentaron un 20% en el primer trimestre del año, comparado con el mismo período de 2016, un notable incremento tras el 10% registrado en los dos trimestres previos.

Semana de enroques en LVMH

Esta semana LVMH ha vivido unas jornadas de enroque en las cúpulas de sus empresas. Eric Marechalle, quien estaba al frente de Kenzo, pasará a ser el nuevo consejero delegado de Marc Jacobs, en reemplazo de Sebastian Suhl.

También ha sumado a sus filas a Nicola Brandolese, exdirector de ventas de Luxotica, el grupo italiano de gafas de lujo. La intención es que ocupe un cargo de director ejecutivo, aunque todavía no se precisó en cuáles de las empresas. Por lo pronto, se encuentra en Fendi inmerso en cursos de capacitación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad