Malos tiempos para Acciona

stop

La reforma energética, ATLL, la pérdida del contrato con Adif y las consecuencias del rumor de la insolvencia de su socio en Brasil marcan el verano de la compañía

05 de julio de 2013 (21:01 CET)

Acciona inicia las vacaciones de verano en horas bajas. Su particular aest horribilis tiene como principal foco la incertidumbre que ha generado la anunciada reforma energética del Gobierno. Esta misma semana, el presidente de la cotizada, José Manuel Entrecanales, señaló en un acto en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander que, hasta que no tenga la norma en la mano, no podrá saber qué porcentaje de su división de energías renovables debe vender.

El directivo ya anunció que podría llegar al 30% del capital y estimó el impacto de la futura regulación en 170 millones de euros. Ante sus accionistas, admitió que esta cifra equivale al beneficio antes de impuestos que generó todo el grupo a lo largo de 2012, por lo que conocer los detalles exactos de la ley energética del Partido Popular (PP) es vital para planificar el futuro de la compañía.

“Con esta esta incertidumbre regulatoria, no podemos poner en marcha [la entrada de accionistas a Acciona Energía] hasta que sepamos por donde nos movemos”, reconoció Entrecanales en Cantabria. La parálisis actual tampoco es buena para sus resultados, lastra la cotización. En lo que llevamos de año, el valor ha caído el 26,28%. Sólo en el último mes, ha perdido el 14%. Los inversores internacionales huyen del valor.

'Guerra del agua'

Las adjudicaciones públicas, la principal actividad de Acciona, también provocan dolor de cabeza a la cúpula. La gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL) en Catalunya aún es su principal piedra en el zapato. ICV-EUiA anunció el pasado jueves que llevaría a los tribunales europeos el concurso público, ya que la Generalitat no realizó ningún estudio ambiental antes de firmar el contrato.

Es otra causa judicial que se suma al proceso que se instruye en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC). Éste, amenaza la continuidad de un servicio por el que debía pagar 1.000 millones de euros (sólo abonó 298,65 millones) y duraría 50 años. El Govern de la Generalitat defiende, por el momento, a capa y espada el contrato. Incluso ha firmado un documento de garantías por si Entrecanales pierde finalmente la adjudicación que frenaría su impacto en la cotización.

Pero la incertidumbre sobre el futuro del contrato es cada vez mayor y, de hecho, los analistas reconocen que ya se ha descontado.

Energía en la alta velocidad

A la guerra del agua en Catalunya se le suma el varapalo que Acciona se ha llevado en la adjudicación del servicio energético en la alta velocidad española en 2014. La compañía ha perdido un contrato valorado en 229,17 millones de euros frente a Endesa. Por su montante, es el más importante del sector en España, según fuentes conocedoras del proceso.

Lo que más ha encendido a la cúpula es que no ha perdido la concesión porque sus rivales presentaran una oferta mejor. La propuesta de Acciona fue descartada por un defecto de forma en la presentación de la documentación, aseguran los mismos interlocutores. La compañía ni ha confirmado ni ha desmentido esta información. Los portavoces del grupo explican que se acata la decisión de Adif y no se impugnará el proceso.

Brasil

La cuadratura del círculo se completa al otro lado del charco, en uno de los presuntos países estrella para hacer negocios en el contexto de crisis: Brasil. Acciona se hizo en verano de 2011 con la construcción de un superastillero en el puerto de Açu, en São João da Barra (estado de Río de Janeiro) para el magnate carioca Eike Batista, la primera fortuna del país. Los rumores de insolvencia de su socio en la operación, OSX Brasil, ya ha provocado un agujero de 250 millones de dólares (194,8 millones de euros) en la filial, aseguran fuentes cercanas a Entrecanales.

La prensa brasileña se ha hecho eco de los problemas del proyecto --su presupuesto era de 400 millones de euros-- y los inversores tomaron nota. Los analistas aseguran que esta problemática influye en el descenso de la cotización de Acciona a principios de semana en España.

Los portavoces del la compañía afirman que el propio OSX ha desmentido de forma tajante que tengan intención de presentar el concurso de acreedores y que la construcción del megaastillero sigue según el calendario previsto. Quieren atajar cuanto antes los rumores en este sentido, ya que los efectos en una cotización en horas bajas son importantes.

Las incertidumbres son destacables. Lo peor para Acciona, según los especialistas consultados, es que terminar con las dudas planteadas en la actualidad no está en su mano. Corresponde al Ejecutivo de Mariano Rajoy y al TSJC.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad