El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una visita al matadero de Incarlopsa.

El carnicero de Mercadona dispara las ventas de jamón e ibéricos

stop

Incarlopsa mejora sus ventas en un 9% gracias al crecimiento de Mercadona

Xavier Alegret / Alessandro Solís

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una visita al matadero de Incarlopsa.

Barcelona, 27 de agosto de 2019 (04:55 CET)

Mercadona es el supermercado de moda en España y todo el que se acerca a él se hace de oro. Las ventas del gigante presidido por Juan Roig, el preferido por uno de cada cuatro españoles, crecieron el 6% el año pasado, mientras el beneficio se disparaba. Los que también se dispararon fueron los proveedores de la cadena valenciana. El de jamón e ibéricos, Incarlopsa, cerró un 2018 de récord.

El carnicero de Mercadona —como se conoce a Incarlopsa por ser su principal proveedor de embutidos ibéricos— vendió un 9% más el año pasado, según se desprende de sus cuentas anuales presentadas ante el registro mercantil. Esta empresa familiar de Tarancón (Cuenca) facturó 742,4 millones de euros, por 678,8 millones de 2017.

Su crecimiento se vio impulsado por las ventas de embutidos y productos ibéricos, que aumentaron el 15%, y del jamón, que se incrementó en un 9,7%. Los elaborados, principalmente salchichas, presentaron una mejora añgo más modesta, del 5,7%.

La gran mayoría de las ventas de Incarlopsa en España pasan por los lineales y frigoríficos de Mercadona, mientras que también exporta una parte de su producción, especialmente desde la compra de una empresa en Estados Unidos. Las ventas en el país norteamericano, no obstante, no se visualizan en las cuentas de 2018 pues la operación se cerró en enero de este año.

Por lo que respecta al beneficio de explotación, Incarlopsa vio como descendía ligeramente: aproximadamente un 1%, hasta los 49,6 millones. El resultado neto bajó un millón, hasta los 37,65 millones. Estas caídas se explican por el incremento de los gastos de personal, en 6 millones, y de los gastos operativos a causa del crecimiento de la empresa.

El carnicero de Mercadona invierte en España y Estados Unidos

La empresa que preside Emilio Loriente Piqueras compró hace algo más de un año la unidad productiva de Jamones y Embutidos SA en Huelva. Consistía en un secadero con una capacidad de despiece de 500 cerdos a la semana y el almacenamiento de 130.000 piezas. Esta operación muestra el crecimiento en el que está enzarzada Incarlopsa, que en 2018 incrementó su plantilla en 163 personas, llegando a los 1.868 empleados.

El crecimiento sigue en 2019. En enero, la empresa taranconera anunció la adquisición de la mayoría de Acornseekers, empresa de Texas propietaria de Cerdos Ibéricos 100% Puros de Bellota, que fue fundada por dos españoles: Manuel Murga y Sergio Marsal. La operación supuso un salto para la empresa dirigida por Clemente Loriente en Estados Unidos, un mercado tradicionalmente complicado para los embutidos y productos del cerdo.

Al margen de esta compra, que permite a Incarlopsa incrementar exportaciones y desligarse un poco de Mercadona, la empresa sigue invirtiendo en España. Según su memoria anual de 2018, tenía previsto destinar 45,8 millones a la mejora de sus instalaciones en nuestro país durante 2019. Especialmente de los mataderos y los secaderos, aunque también invierte en las fábricas de elaborados e ibérico y en el corte y el envasado.

De los beneficios saldrán parte de estas inversiones. Incarlopsa solo dedicó 11,3 millones del beneficio neto a dividendo. El resto se destinó a reservas, dándole más músculo para crecer. Pero también tuvo que tirar de endeudamiento para financiar la expansión: la deuda subió de 120 a 170 millones, con especial subida del pasivo a largo plazo.

Incarlopsa no para de crecer, pero su expansión tiene sus nubarrones, como la ampliación de un secadero en Toledo

Pero no todo ha sido un camino de rosas para Incarlopsa. La ampliación de su secadero en Corral de Almaguer (Toledo) sufrió un revés durante el primer semestre de 2019, cuando una denuncia de la Asociación Contra la Corrupción y en Defensa de la Acción Pública fue admitida a trámite en el juzgado de Quintanar de la Orden, que alega que varios arquitectos municipales y políticos aprobaron provisionalmente la licencia de ampliación de manera irregular, informó el digital El Cierre.

Según la denuncia de la Asociación, "las obras del Plan de Actuación Urbanizadora y las realizadas por Secaderos De Almaguer las autorizó el Ayuntamiento con informes técnicos y jurídicos de personas con contrato laboral, lo que está absolutamente prohibido toda vez que la competencia es exclusiva de los técnicos habilitados de la Diputación de Toledo". La demolición de las naves afectaría los puestos de trabajo de la zona.

Incarlopsa tiene una fábrica especializada en jamón serrano en Cuenca y dos secaderos en Toledo.

Incarlopsa y Mercadona: una larga historia

Incarlopsa se asoció con el grupo Mercadona en marzo de 2001; juntas crearon una empresa conjunta para producir todos los elaborados cárnicos para la cadena de supermercados valenciana, que con su crecimiento exponencial en las últimas décadas ayudó a convertir al interproveedor en uno de los cinco fabricantes de cárnicos más importantes de España, aunque la compañía ya era fuerte desde antes.

Su crecimiento provocó que, por ejemplo, en 2018 surgieran rumores de que el fondo chino Kam Fung Group Company Ltd. intentaba hacerse con el 95% de la empresa, razón por la que fondos de inversión suizos y estadounidenses también trasladaron "hasta cuatro muestras de interés". Pero "ha quedado en nada porque los propietarios no están dispuestos a vender".

La estrecha y larga relación con Mercadona no la ha librado de controversia. En 2018 fue el centro de la polémica política por una sentencia judicial que acreditó malos tratos en su matadero, donde sacrificaba cerdos sin la sedación que requiere la ley, respaldada por el gobierno de Emiliano García-Page (PSOE) en Castilla-La Mancha, que ignoró las denuncias de los funcionarios que atestiguaron las irregularidades.

Tras la sentencia se supo que Incarlopsa forzó su capacidad de sacrificar cerdos para doblar la producción y servir lo que Mercadona le exigía. Este incremento productivo comenzó a finales de 2013, coincidiendo con los primeros episodios de maltrato animal en el matadero. De 2.000 cerdos sacrificados por día, pasó a 3.600, según revelaron fuentes cercanas a la compañía.

El carnicero de Mercadona se ha visto envuelto en un caso de malos tratos en uno de sus mataderos

También trascendió que la compañía donó 400.000 euros al Gobierno de García-Page a través de una fundación. El escándalo del maltrato animal y el favor del Ejecutivo autonómico a Incarlopsa llegó al parlamento manchego en marzo de 2018 y amenazó con tumbar al presidente de la comunidad, que defendió a la empresa pese al fallo que posaba en su contra. Sin embargo, García-Page sigue en el cargo.

El escándalo tuvo lugar pocos meses después de la transmisión del documental Stranger Pigs, de Salvados, que se enfocaba precisamente en el maltrato animal en la industria cárnica. Tras la emisión del programa de televisión, Loriente, el presidente de Incarlopsa, había hecho unas declaraciones que intranquilizaron al sector de los cárnicos en España, que ya estaba de todas formas bajo escrutinio público.

En aras de defender la producción porcina en granjas (intensiva), Loriente dijo: "Está mucho más controlada la ganadería intensiva. Hemos hecho pruebas de todo tipo. Y del cerdo, lo bueno es lo que come. Si le das un buen pienso hay control y está mejor que en el campo comiendo lo que se pueda: una rata, un pájaro", considerado un ataque a ganaderos que crían cerdos en el campo, incluidos los ibéricos de bellota, un sector también en crisis.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad