Moody's premia la constancia de Grifols

stop

Farmacia

El presidente de Grifols, Víctor Grífols, en una imagen de archivo

en Londres, 14 de octubre de 2015 (09:46 CET)

Moddy's ha anunciado hoy en Londres el mantenimiento de la calificación Ba2 de Grifols, multinacional catalana del sector de los hemoderivados, al tiempo que ha variado a la alza, de negativa a estable, la perspectiva en relación a su anterior evaluación.

Al mismo tiempo, Moody's también confirmó la calificación de Ba1 de los 4.500 millones de dólares en préstamos bancarios garantizados y la calificación B1 para los mil millones de dólares en préstamos no garantizados, a partir de la emisión hecha por Grifols World Wide Operations.  

Resultados según las expectativas

En el comunicado, Moddy's asegura que los resultados de la compañía farmacéutica en los pasados doce meses, y a fecha de junio de 2015, son los esperados. Sin embargo, argumenta que tras la revisión de la previsión, el ratio del endeudamiento tenderá hacia 3,9 puntos Ebitda en los próximos 12-18 meses. Según los datos presentados en junio, Moddy's calculaba una ratio de endeudamiento en torno a los 4,2 puntos Ebitda (antes de impuestos).

Moddy's espera que el crecimiento orgánico de la compañía se mantenga en torno a la mitad de un único dígito gracias a los resultados de la división de Bioscience, destacando en esta área las ventas de inmunoglobulina intravenosa (IVIG) y de Alpha-1 (antitripsina, un derivado de plasma humano donado) y de las ventas globales de la albúmina, en particular en China, tras la renovación de la licencia de importación. En cuanto a la división de Diagnostic, el crecimiento, según el análisis de Moddy's, se situará en la escala baja de un único dígito.

Beneficiada por la fortaleza del dólar

Como Moody esperaba, en el primer semestre de 2015 Grifols se ha beneficiado de la depreciación del euro (la divisa de referencia) frente al dólar. Moody's cree asimismo que Grifols cuenta con una potente cobertura de líquido, haciendo coincidir su deuda en dólares con suficientes flujos de ingresos en la misma moneda. Un problema, sin embargo, podría derivarse de los grandes movimientos en el tipo de cambio euro-dólar, hecho que añadiría volatilidad al EBITDA.

La calificación de Ba2 de Grifols se justifica, entre otras razones, por la relativamente poca diversificación de la compañía, a pesar de la mejora experimentada recientemente. Los resultados de Grifols dependen, en buena medida, de los productos derivados del plasma, circunstancia que le añade cierta vulnerabilidad por los desequilibrios del mercado y por un posible movimiento de negativo de los precios. A la hora de mantener el Ba2, Moody's también considera como factor de influencia el potencial alto impacto —"aunque baja probabilidad"— del riesgo de contaminación del producto.

Una sólida posición en el mercado

Estas causas de calificación negativas son compensadas por el alto grado de integración vertical de la compañía y una sólida posición en el mercado; y, también por la dificultad para los competidores de introducir  hemoderivados en el mercado, en un sector en que la multinacional fundada en Barcelona, el 1949, por José Antonio Grifols es una de las tres grandes empresas globales del sector, juntamente con CSL y Baxalta.

Finalmente, el perfil de liquidez de Grifols es bueno, según Moody's. La refinanciación del 2014 dio lugar a un alargamiento del nuevo perfil de vencimientos de la deuda, factor positivo a la hora de la calificación. Los préstamos a largo plazo se amortizarán en 2020 y 2021, aunque a un ritmo muy lento, mientras que la línea de pólizas de crédito, de 300 millones de dólares, madurará en 2019. Por lo demás, Grifols mantiene una sólida posición de liquidez, incluyendo 788.7 millones de euros en efectivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad