Moreira y Morlanes se repartieron 1,9 millones como directivos de La Seda en 2012

stop

RETRIBUCIONES

Cristina Farrés

El ex presidente de La Seda, Carlos Moreira, y el ex vicepresidente i presidente actual, José Luis Morlanes | EP/ EFE
El ex presidente de La Seda, Carlos Moreira, y el ex vicepresidente i presidente actual, José Luis Morlanes | EP/ EFE

02 de mayo de 2013 (20:39 CET)

La Seda de Barcelona dispone de otras cuatro semanas para poner punto y final a la guerra que mantiene su accionista de referencia, BA Vidrio, y el fondo Anchorage por el control de la compañía. Este paso comportará firmar definitivamente la refinanciación de un crédito sindicado de 230 millones de euros con la banca acreedora y disipar el fantasma del concurso de acreedores. Pero mientras la compañía pasa por un momento convulso en el que incluso ha reformulado las cuentas de 2012, este jueves ha hecho público que sus consejeros se repartieron 2,446 millones de euros a lo largo del ejercicio pasado.

Esta cifra supone una pequeña rebaja (0,8%) de las retribuciones respecto a las cuentas de 2011, que llegaron a los 2,464 millones. Aunque ha triplicado las pérdidas entre ambos ejercicios, desde los 49,5 millones a los 133,7 reconocidos el pasado febrero. Tras la revisión de hace una semana, los números rojos crecieron a 199,4 millones de euros. El presidente de la compañía hasta el pasado 12 de abril, Carlos Moreira, y el ex vicepresidente y actual presidente, José Luis Morlanes, se repartieron casi 1,9 millones de euros en 2012.

Morlanes cobra más

Este último, también vicepresidente económico del RCD Español, incrementó su retribución. En 2011, cobró 798.000 euros de La Seda y, un año después, se embolsó 801.000 euros repartidos en los conceptos siguientes: 430.000 euros de sueldo fijo, 30.000 euros como retribución ordinaria del consejo, 333.000 euros de una aportación variable a largo plazo que está pendiente de abono y otros 8.000 euros en calidad de extraordinario.

El variable está devengado hasta que se comprueben que los objetivos marcados se cumplen. “Lo cual no es posible prever en este momento”, señala la compañía en el informe de gobierno corporativo remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Es decir, cuando quede claro quién se queda con el control accionarial de La Seda.

Morlanes es, de nuevo, presidente de la compañía tras la renuncia de Moreira. Asumió el cargo cuando aún está abierta la causa que investiga la titular del juzgado número 3 de El Prat del Llobregat (Barcelona), Sandra García, sobre el presunto desvío del empresario de 2,5 millones de euros de La Seda a sus cuentas personales mediante una operación urbanística. Morlanes está imputado en esta causa.

Moreira, un variable superior

El ex presidente ejecutivo de la compañía, Carlos Moreira, obtuvo una retribución de 1,096 millones de euros en 2012 frente a los 1,108 millones percibidos un año antes. El sueldo fijo de quien era el principal directivo del grupo químico alcanzó los 190.000 euros y su aportación extraordinaria fue menor a la del vicepresidente, llegó a los 6.000 euros.

La principal diferencia entre Moreira y Morlanes está en el variable que tienen asignado. El ejecutivo luso cobrará, si finalmente se cumplen con las expectativas de negocio previstas, 600.000 euros. En su caso, los 30.000 euros que reciben todos los consejeros de La Seda se los lleva la compañía a la que representa, BA Vidrio. En la empresa con sede en El Prat del Llobregat (Barcelona) los portugueses operan a través de la sociedad BA Pet BV.

Retribución del resto de consejeros

De los 11 consejeros que tiene La Seda, quien cobró menos en 2012 fue Caixa Capital Sociedad de Capital de Riesgo. Sólo percibió 2.000 euros frente a los 22.000 que se embolsó el ejercicio anterior porque estuvo pocas semanas en el consejo de administración. Renunció a su silla en el órgano directivo el 27 de enero de 2012. En su informe, la CNMV reprende a la compañía porque la entidad no justificó su renuncia.

A lo largo del pasado ejercicio también salieron del consejo Sandra María Soares (25 de julio), quien también participaba en el comité de auditoría, y Marco Jesi (15 de noviembre). Ambos percibieron, respectivamente, 25.000 y 71.000 euros de la química catalana.

Renuncias

Liquidambar Inversiones percibió 40.000 euros de La Seda en 2012, el mismo importe que el año anterior. El vehículo del grupo de banca mayorista EBN Banco de Inversiones (BMN Grupo, Unicaja, Banc Sabadell e Ibercaja, entre otros) también dejó el consejo de La Seda el 18 de febrero pasado. Por el mes y medio que estuvo presente en el máximo órgano directivo de la cotizada, tiene derecho a cobrar 3.337 euros en 2013.

Jorge Alexandre Tavares, que llegó a la cúpula el 17 de julio del año pasado a proposición de BA Vidrio, percibió 21.000 euros en el pasado ejercicio. Su presencia en el consejo no ha llegado a un año, ya que renunció a su silla junto a Moreira el 12 de abril pasado.

José Luis Riera cobró 50.000 euros, Carlos Soria Sendra 100.000 euros, Philippe van de Walle 120.000 euros y Volker Trautz 90.000 euros. Los tres directivos son, junto a Morlanes, los únicos supervivientes en el consejo de administración de La Seda de Barcelona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad