Nace una casa de subastas que rompe con el negocio tradicional

stop

Subasta Juno propone pujas asequibles y atractivas para un público más joven

Barcelona, 09 de diciembre de 2014 (00:00 CET)

La crisis no ha pasado de puntillas por las ventas de arte. El precio de las antigüedades ha caído entre un 50% y un 70% en los últimos años. Y hay que buscar nuevas fórmulas para dar cabido a este negocio. Un nuevo escenario ante el que algunas compañías buscan un nuevo concepto de negocio para dar salir a los anticuarios.

Es el caso de subastas Juno, que abrió sus puertas hace tres meses con la intención de acercar el mundo de las antigüedades y del arte a todos los bolsillos y alejarse de la imagen elitista que siempre se ha asociado al negocio.

Para ello, la empresa propone pujas con artículos que oscilan entre los 20 y los 5.000 euros. Un catálogo recién estrenado en el que se incluyen muebles restaurados, una colección de arte africano de los siglos XIX y XX, una extensa colección de Cristos y piezas de arte religioso católico de los siglos XVIII y XIX. Además, busca atraer a un público joven que vea en estas casas de subastas una alternativa comercial más.

Barcelona, ciudad "abierta la cultura"


El director de la casa de subastas, Carlos Calle, quiere enterrar esa imagen con los estereotipos clásicos asociados a este tipo de negocio reinventando precios y público.

"El mundo del arte y de las antigüedades ha caído en la zona oscura. La gente lo ve como algo mayor, algo para gente vieja. Y al contrario, es algo ágil", sostiene este anticuario de origen colombiano. Barcelona ha sido su ciudad en los últimos 15 años y en ella ha querido probar suerte con esta casa de subastas, porque según él, la capital catalana es "una ciudad muy abierta a la oferta de cultura".

Arte como regalo navideño


La prueba de fuego se hizo el pasado 8 de octubre, cuando celebraron la primera subasta a la que acudió un centenar de personas y de la que se adjudicó el 80% de las piezas esa misma jornada y los diez días posteriores a través de la venta directa.

Pero popularizar las subastas no es el único tópico que Calle ha querido echar por tierra. Subastas Juno también quiere incluirse entre las opciones comerciales de todo tipo de clientes que busquen un regalo único en su serie que no implique un precio desorbitado. Por ello, los organizadores han preparado una nueva subasta para el 13 de diciembre.

La empresa quiere que los objetos y las antigüedades de popularicen como alternativa a los regalos navideños o, incluso, a los obsequios del amigo invisible. Ofrecer ese recuerdo especial y único tan difícil de encontrar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad