Ni la monstruosa deuda de DIA impedirá los buenos resultados

stop

Los inversores dan por descontado unos resultados favorables a pesar de la deuda que roza los mil millones de euros

El consejero delegado de DIA Ricardo Currás y la presidenta no ejecutiva Ana María Llopis.

Madrid , 20 de febrero de 2017 (05:00 CET)

DIA volverá a presentar buenos resultados generales en 2016, según han consensuado los analistas del mercado. El grupo, que presentará resultados oficiales el próximo jueves, tiene previsto aumentar el 0,5% las ventas en España y Portugal tras sufrir una desaceleración en los países latinoamericanos.

DIA espera generar un ebitda en el entorno de los 617 millones de euros, una cifra ligeramente superior a la registrada en 2015, lo que es interpretado por los mercados como un buen resultado. Las cifras óptimas contrastan con su monstruosa deuda, que la empresa no logrará reducir de forma sustancial, de acuerdo con un informe elaborado por los analistas del Banco Sabadell.

La deuda de DIA rondará cerca de los mil millones de euros, una cifra monstruosa si se tiene en consideración que la empresa no tenía ningún tipo de deuda hace apenas cinco años. Precisamente las dudas sobre la deuda y la incapacidad para generar el flujo de caja suficiente para hacerle frente hicieron que las acciones de la empresa se desplomaran más del 20% en octubre del año pasado, tras las presentación de resultados de los tres primeros trimestres de 2016.

La empresa ha recurrido al factoring como método para aplazar los pagos a los proveedores. Tras la implantación del sistema, las acciones de DIA se han recuperado de forma notable casi a los niveles previos a la gran crisis bursátil de octubre.

Los escenarios de mayor inflación a lo largo de 2017 trasladarán mayores costes a los consumidores, lo que le permitirá a DIA obtener ventaja económica, de acuerdo con los analistas.

Franquiciados arruinados y beneficios

Los buenos resultados de DIA, a juicio de los analistas, vienen dados por el plan de reducción de costes que viene aplicando la compañía, junto con una mejora de condiciones en el pago a los proveedores y un mayor número de franquicias.

Este último modelo de negocio en el que ha basado DIA su expansión aporta una enorme rentabilidad a la compañía a costa de los franquiciados quebrados. Los franquiciados denuncian prácticas abusivas, contratos ilegales y fraude en la entrega de mercancías y en los inventarios. Las denuncias contra DIA siguen creciendo.

Este diario ha contactado con una veintena de afectados en toda España que describen una metodología similar. La empresa quiere vender a toda costa gran cantidad de mercancía en cualquier estado sin importar si las tiendas venden o no.

"Nos entregaban mercancía podrida, en mal estado, rota. Cosas que no habíamos pedido ni que vendíamos. A ellos no le importaba si lo vendíamos, si lo queríamos o no. Solo querían cobrar, cuanto más mejor y muchas veces con fraude de por medio", explica Jesús, un franquiciado arruinado en el barrio de Usera de Madrid.

Una sentencia judicial ha acreditado que DIA vende mercancía podrida y en mal estado a sus franquiciados. Son ellos quienes deben asumir esas pérdidas, según explican en sus querellas. Las ganancias siempre caen del lado de DIA. Y los buenos y sólidos resultados lo reflejan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad