Nin reclama liderazgos éticos contra la crisis

stop

RECONOCIMIENTOS

Joan Maria Nin, director general de La Caixa

01 de junio de 2011 (20:17 CET)

El director general de La Caixa, Juan Maria Nin, ha abogado este miércoles por potenciar un "liderazgo ético" en las instituciones y empresas españolas para recuperar la confianza del exterior y salir de la crisis.

Durante su discurso tras recibir la Clau de Barcelona del Club d'Amics Clau de Barcelona, Nin ha asegurado que la crisis actual es "hija de la perversión del individualismo" y ha reiterado la necesidad de recuperar los valores colectivos por encima de los intereses personales, y ha sostenido que las medidas de contención y ajustes no serán eficaces sin un cambio de clima a fondo.

"Hace falta un liderazgo ético que permita recuperar y mantener la confianza interna con un apoyo mutuo, lo que nos llevará a obtener credibilidad externa y reputación, porque la falta de credibilidad es el gran mal de nuestros tiempos", ha argumentado Nin.

Confianza y apoyo

"Cuando todo el mundo teme y ve que su futuro peligra, la primera necesidad es reencontrar la confianza en el apoyo mutuo", ha argumentado, y ha citado a Roosvelt, asegurando que "para superar la crisis, lo primero que hace falta es valor y coraje; la única cosa que tenemos que temer es el miedo".

"Debemos interiorizar que hay que recuperar los valores de una sociedad más justa", ha insistido Nin, que ha animado a trabajar más y mejor y potenciar un liderazgo ético para renovar los valores internos de cada institución, reforzando el concepto 'nosotros' por encima del 'yo'.

Esfuerzo colectivo

Ha afirmado que España "debe creer de una vez por todas que de la crisis sólo se puede salir de forma colectiva", por lo que ha animado a trabajar conjuntamente, más y mejor, con objetivos comunes, y dando oportunidades a los colectivos con mayores dificultades, entre los que ha señalado a parados, jóvenes, pequeños empresarios y emprendedores.

Nin ha puesto de manifiesto que La Caixa es "de las pocas instituciones que aportan confianza" y ha argumentado que se debe a que no ha renunciado a su alma, su origen de obra social.

"Perder el alma sería perder el origen, la identidad y la confianza", ha sostenido, por lo que ha asegurado que la reorganización interna de la entidad y su transformación en Caixabank no afectará a la obra social.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad