Nueva Rumasa anuncia ahora que un fondo de inversión le inyectará liquidez en una semana

stop

El consejero delegado del grupo de los Ruiz-Mateos le pide al alcalde de Mérida que difunda esa información para tranquilizar a los trabajadores del grupo

23 de febrero de 2011 (19:52 CET)

Nueva Rumasa contará en el plazo de una semana con un fondo de inversión que le aportará la liquidez necesaria para superar la crisis del grupo, según ha anunciado este miércoles el consejero delegado de la compañía, José María Ruiz-Mateos Rivero, al alcalde de Mérida, Ángel Calle, en conversación telefónica.

El alcalde de la capital extremeña ha informado del contenido de la conversación, que ha tenido lugar pasadas las 17.30 horas, en un encuentro con la prensa tras reunirse con el comité de empresa de Carcesa, una de las empresas que integran el holding empresarial.

Ángel Calle ha explicado a los periodistas que el propio Ruiz-Mateos hijo le ha "autorizado" a decir públicamente, a efectos de tranquilizar a los trabajadores y a los ciudadanos de Mérida, que en una semana dispondrán del apoyo de un fondo de inversión, de cuyo origen o identidad, no obstante, el consejero delegado de Nueva Rumasa no ha aportado dato alguno al regidor emeritense.

Factoría viable

Según ha relatado el alcalde, José María Ruiz-Mateos Rivero le ha precisado que en una semana contarán con el fondo "que garantiza la supervivencia de Carcesa". "Me ha dicho que puedo decir públicamente estas palabras y lo transmito; me ha dicho 'esté usted tranquilo que en una semana esto se va a arreglar'", ha apostillado Ángel Calle.

El primer edil de Mérida ha agregado que el consejero delegado de Nueva Rumasa ha asegurado que "la factoría" de Carcesa en Mérida "es viable". Respecto a la situación del grupo, Ruiz-Mateos Rivero "ha culpado siempre" de la misma a "la falta de fluidez del crédito" y a "determinados medios de comunicación" que han llevado a cabo una "campaña mediática" contra el holding que dirige.

En cuanto a la reunión con el comité de empresa de Carcesa, justo antes de la cual se ha producido la conversación entre el alcalde y Ruiz-Mateos hijo, el regidor ha comprometido el apoyo del consistorio y toda la ciudad a los trabajadores, dado que el antiguo matadero es una "seña de identidad" de la ciudad.

"La factoría de Mérida no sólo es para los algo más de cien trabajadores que hay allí sino también es el valor añadido de la producción extremeña que se queda aquí", ha precisado Calle en el posterior encuentro con los periodistas que aguardaban el término de la reunión.

Por su parte, la presidenta del comité de empresa, Rosario Riñones, ha precisado que "si una empresa cierra es porque no tiene pedidos, no tiene viabilidad y no tiene futuro, pero ése no es el caso" de la factoría emeritense. A esta observación el alcalde ha apostillado que Carcesa es "es una fábrica rentable, viable y moderna y el ayuntamiento hizo una operación urbanística amplia para que la factoría se quedara en Mérida".

El alcalde ha confirmado también, en contestación a una pregunta, que Carcesa tiene una "deuda importante" con el ayuntamiento, que supera los dos millones de euros por la plusvalía (liquidación de impuestos sobre el valor de los terrenos) y que está pendiente de un dictamen del Tribunal Económico-Administrativo de la ciudad, "ya que no hubo un acuerdo en la licitación".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad