Nueva Rumasa se desprende del 5% de Cacaolat mientras busca financiación por diversas vías

stop

El grupo admite que podría vender hasta el 45% de la firma de batidos catalan

12 de diciembre de 2010 (20:38 CET)

Nueva Rumasa el grupo de empresas controlado por la familia Ruíz Mateos, ha comunicado la venta del 5% de de la sociedad Cacaolat a la empresa catalana Esteve Cavaller. La operación se ha realizado por 9 millones de euros, según el grupo.

Nueva Rumasa tiene un proyecto de expansión de negocio a cinco años de Cacaolat, que contempla la construcción de una nueva fábrica en Llinars del Vallés lo que permitirá alcanzar, según sus previsiones, un ebitda superior a 30 millones de euros al final del periodo.

Para lograr estos objetivos Nueva Rumasa contará con la aportación dineraria efectuada por el nuevo socio. Asimismo, ha asegurado "estar en disposición" de dar entrada a otros socios, pudiendo llegar a vender hasta el 25% de la sociedad en paquetes accionariales del 5%, lo que representaría un total de 45 millones de euros.  Para dicha maniobra parece haber cambiado de táctica, ya que el grupo de los Ruíz-Mateos negocia con diversos fondos, árabes, latinoamericanos y británicos.

Buscando capital


El grupo de Ruíz Materos está inmerso en la búsqueda de capital con el que afrontar sus proyectos. Así, Nueva Rumasa tiene previsto cerrar el 15 de este mes la emisión de participaciones del grupo alimentario Dhul. La operación se lanzó el pasado junio con la idea de ampliar el capital en unos 30 millones. Con ese dinero Nueva Rumasa querría construir una nueva fábrica de platos preparados en Jaén. Cada participación social tiene un valor de 1.200 euros.

Vías heterodoxas


De hecho, Nueva Rumasa ya lleva un par de años buscando financiación por vías poco habituales. Primero fueron pagarés al 8% de interés. Luego una segunda edición al 10% destinados a comprar un “importante grupo alimentario”, que luego se supo que era el grupo SOS, aunque finalmente el proyecto no cuajó. Se sabe que a los que subscribieron la primera emisión a dos años, se les devolvieron los importes aportados,  pero que también se les ofreció renovar los pagarés esta vez a un interés del 10%. Recordar que dichos pagarés se subscribían a partir de 50.000 euros tenían dos años para ser devueltos y el pago de los intereses era trimestral.

Tal como se informó, el pago de los pagarés está garantizado por un brandy viejísimo de Jeréz, que el consejo regulador de dicha denominación valoró en 1.200 millones de euros.


Dificultades en el día a día


Las maniobras de financiación se realizan en un ambiente que no es muy propicio. La crisis afecta a todo tipo de empresas y también a las del conglomerado de los Ruíz Mateos. Así, el pasado octubre los sindicatos CCOO denunciaron que el grupo acumulaba retrasos en el pago de nóminas y también se retrasaban los pagos a proveedores. La información que se filtró por un error al enviar un comunicado interno, fue matizada posteriormente por los sindicatos que reconocieron una relaciones con el grupo “fluidas y cordiales” y en una tímida rectificación reconocieron que las dificultades afectan a todo tipo de empresas. Incluso destacaron el esfuerzo de Nueva Rumasa por el empleo, ya que ha podido soslayar la realización de ningún ERE.

En el contexto citado, fuentes del grupo no han descartado otras medidas para conseguir capital, como operaciones de venta de alguno de sus hoteles, con acuerdo simultáneo de alquilar el inmueble.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad