Nueva Rumasa suspenderá el empleo seis meses para todo el grupo

stop

El pacto afectará a Trabajo, Medio Rural y Marino, los sindicatos y la propiedad actual

22 de marzo de 2011 (13:36 CET)

Nueva Rumasa suscribirá con los sindicatos UGT y CCOO un acuerdo global que recoja medidas temporales de regulación de empleo, como reducciones de jornada o en suspensión de contratos por un máximo de seis meses, al que se podrán adherir los comités de todas las empresas que aún no han sido declaradas en concurso de acreedores.

Así lo acordaron ambas partes en una reunión con altos cargos de los ministerios de Trabajo y de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y con responsables del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), en la que también se analizaron los mecanismos para agilizar el cobro de los salarios que los trabajadores tienen pendientes. Además, durante los seis meses que durará la regulación los operarios afectados no veran consumirse su derecho a cobrar el paro.

Fuentes laborales consultadas por Economía Digital han indicado que el acuerdo citado tiene como objetivo dar cobertura económica a muchos de los operarios de Nueva Rumasa para los que al no haber un concurso de acreedores tampoco podían cobrar. Así, pueden acceder a fondos del Fogasa.

Tras el encuentro, el director general de Empleo, Raúl Riesco, explicó que una vez se rubrique el acuerdo marco será validado por la autoridad laboral competente, mientras que en el caso de las empresas que se encuentren en suspensión de pagos la decisión dependerá del juez correspondiente.

Según los sindicatos, la dirección del grupo les ha comunicado que el 90% de las empresas con retrasos en los pagos a proveedores entrarán en concurso.

Cuatro bodegas más


Por su parte, el consejero delegado de Nueva Rumasa, José María Ruiz Mateos, precisó que de momento está previsto solicitar esta misma semana el concurso para las cuatro bodegas que tiene en Cádiz y para Hibramer, con lo que se elevarán a diez las sociedades de la familia en suspensión de pagos (junto con Dhul, Carcesa, Clesa, Cacaolat y Queserías Menorquinas).

"Nuestro lema sigue siendo 'Comprometidos con el empleo'" remarcó el consejero delegado del grupo, quien insistió en que el principal error de Nueva Rumasa puede haber sido que en tres años de crisis "descomunal" no se haya despedido a nadie, sino que se hayan incorporado 2.500 trabajadores más.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad