Ofensiva de Fomento contra Ryanair por los aterrizajes de emergencia

stop

AVIACIÓN

Michael O'Leary consejero delegado de Ryanair

02 de noviembre de 2012 (14:27 CET)

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha iniciado actuaciones para investigar "posibles incumplimientos de la normativa europea de operaciones aéreas, y la imposición de las sanciones correspondientes en el caso de que se determine y constate la existencia de incumplimientos normativos".

En una respuesta escrita del Gobierno a una pregunta de UPyD sobre la seguridad en los vuelos de la compañía Ryanair, se indica que la normativa de operaciones aéreas vigente a nivel europeo determina la obligatoriedad de que el operador establezca una política de combustible, "que al menos cubra unos requisitos mínimos recogidos en la propia normativa".

Dichos requisitos incluyen combustible para el rodaje en el aeropuerto de salida, para el trayecto, de contingencia, para destino alternativo, de reserva final y extra según requiera el comandante. "Cualquier política de ahorro de combustible establecida por un operador deberá cumplir al menos con los criterios de seguridad mencionados y recogidos en la normativa", explicó el Ejecutivo.

Condiciones para una emergencia

En esta línea, recordó que la normativa de seguridad también obliga a las tripulaciones a controlar y gestionar el combustible en vuelo, y a declarar emergencia cuando prevean que en las condiciones del vuelo existentes el aterrizaje se producirá con menos combustible del de reserva final.

El Gobierno señaló que en estas condiciones de declaración de emergencia, las aeronaves al aterrizar, de forma general, todavía tendrían combustible para haber volado adicionalmente casi treinta minutos más. Los expedientes de actuaciones previas y de sanción abiertos por la AESA se encuentran actualmente en fase de instrucción, señaló el Ejecutivo.

Aterrizajes en Valencia

La investigación abierta por la AESA, enmarcada en los correspondientes expedientes de actuaciones previas, se refiere a los tres aterrizajes de emergencia protagonizados por la low cost irlandesa el pasado 26 de julio en Valencia debido al escaso combustible.

La Autoridad de Aviación Irlandesa (IAA, por sus siglas en inglés) ya realizó un informe sobre el triple incidente en el que concluía que la compañía cumple con la normativa de seguridad aunque señala como recomendaciones que ésta revise su política de combustible así como la inclusión de un programa de formación entre los pilotos por si vuelven a suceder este tipo de incidentes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad