Oliu vaticina el fin de las cajas pero defiende su obra social

stop

Cree que todas las CCAA deberán emular a Catalunya y reducir sus presupuestos

15 de febrero de 2011 (18:49 CET)

El presidente del Banco Sabadell , Josep Oliu, afirmó que España camina hacia un escenario en el que no existirán cajas con la fórmula actual y que en los principales actores serán cinco o seis entidades con unos activos de unos 200.000 millones que serán el núcleo del sistema y que convivirán con otras más pequeñas que deberán seguir unos criterios de gestión "extremadamente conservadores".

En una conferencia en la Cámara de Comercio e Industria de Sabadell (Barcelona) sobre perspectivas económicas para 2011, Oliu señaló que uno de los aspectos que inquietan a los mercados internacionales es la reforma del sistema financiero español, un "cambio radical" que se inició con la creación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y que debe culminar en un nuevo mapa financiero.

El presidente del Sabadell ha hecho a su vez una defensa de la función social de las cajas, afirmado que la clave del proceso de reordenación en el que están inmersas es encontrar la forma de maximizar el fondo patrimonial histórico que supone la obra social.

"Sus órganos de gobierno deberán encontrar una fórmula adecuada para poner en valor su obra social, una vez separada ésta de la actividad bancaria", ha afirmado.

Por otro lado, Oliu ha avisado que las comunidades autónomas deberán afrontar una reducción de su presupuesto "sustancial", del mismo modo que lo está llevando a cabo la Generalitat, y superar posturas políticas, ya que es "el único camino de salida".

Oliu ha advertido de que el déficit de las comunidades autónomas es uno de los elementos que "angustian" a los mercados e instituciones internacionales y a su visión de la situación económica de España.

"Saben que el Estado puede controlar su presupuesto pero desconocen la capacidad de control de las comunidades autónomas", ha dicho el presidente del banco catalán, quien ha lamentado que la imagen de "sólo quieren gastar" que ofrece el territorio en sus negociaciones con el gobierno central.

Descarta el rescate de España

En cuanto a la posibilidad de que España tenga que ser rescatada ante la inquietud de la comunidad internacional, Oliu ha descartado el "rescate", ya que el país está tomando las medidas y reformas necesarias y se ha ampliado el fondo permanente de ayuda europeo, por lo que el peligro se reduce "considerablemente".

"Seguramente se lleve a cabo en el caso de Portugal", ha augurado Oliu, aunque ha matizado que se desarrollará de manera diferente a Grecia e Irlanda para evitar el contagio a España.

El presidente del Sabadell ha augurado un leve crecimiento de la economía española durante este año, aunque la demanda interna continuará siendo débil y la mejora de la economía no será suficiente para reducir las tasas de paro, un proceso que requerirá al menos cuatro años.

"La economía española no está en recesión; este año creceremos en torno al 0,7% o quizás el 1%", ha pronosticado, tras insistir en que las reformas son imprescindibles para recupera la confianza de los mercados. "Éramos muy ricos y ahora somos un 30% más pobres y debemos actuar acorde con ello", ha dicho Oliu.

Sin embargo, ha destacado la buena situación de las exportaciones en un año que estará marcado por la consolidación fiscal a través de reformas estructurales, la lucha contra la crisis de credibilidad de la deuda soberana y el inicio del incremento de las tensiones inflacionistas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad