Ortega apuesta por la biotecnología aunque pierde dinero

stop

Pontegadea Biotecnológica, del fundador de Inditex, acomete una operación acordeón para sanearse

Amancio Ortega

18 de marzo de 2013 (23:07 CET)

Por regla general, el fundador de Inditex, Amancio Ortega, apuesta y gana. Pero siempre hay excepciones. En 2002 constituyó Pontegadea Biotecnológica, una sociedad de la que es el principal accionista junto con su mujer, Flora Pérez Marcote. El empresario parece decidido a invertir en este nuevo campo a pesar de las pérdidas que le está generando y que le han obligado a realizar una operación acordeón con la que sanear la compañía.

Según figura en el Registro Mercantil, la división biotecnológica de su holding inmobiliario, Pontegadea, sufrió en las últimas semanas una operación acordeón con la que hizo frente a las pérdidas generadas en ejercicios anteriores. Pontegadea Biotecnológica, con un capital que superaba los seis millones de euros, acometió una reducción por valor de 5.945.940 euros, y una posterior ampliación de 596.310 euros. Su capital social quedó así establecido en 656.370 euros.

Universidad de Navarra

Según la memoria de resultados correspondiente a 2011, el objeto de la sociedad consiste, principalmente, en “la adquisición, obtención, tenencia, explotación y comercialización de patentes, invenciones científicas de cualquier ámbito y, en particular, en el ámbito de la salud humana”.

Pontegadea Biotecnológica desarrolla una parte significativa de su actividad a través de una participación del 10% en una Unión Temporal de Empresas (UTE) denominada Proyecto CIMA, y que tiene su corazón en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra. La duración de esta UTE, creada en 2003, se estableció en 10 años, con un presupuesto total del proyecto de investigación de 152.416.000 euros, que sería financiado por los socios en función de su participación.

Apuesta de familias empresariales

A través de proyecto CIMA surge la empresa biotecnológica Digna Biotech, la encargada de desarrollar la propiedad intelectual, las patentes, que obtiene el centro de investigación con sus estudios. Esta sociedad no sólo está participada por Amancio Ortega, sino que cuenta entre sus inversores a destacados empresarios españoles. Alicia Koplowitz está presente en la firma navarra a través de Loyalty Square, que representa a su oficina Omega Capital. La sociedad Cinamar, de El Corte Inglés, o Ciérvana, del grupo BBVA, forman parte de los accionistas de la compañía biomédica, al igual que Alazady Biotecnológica, fundada por José María Castellano y Ungría Patentes y Marcas, del empresario Javier Ungría.

Los expertos aseguran que la inversión en biotecnología aún sigue siendo a día de hoy una apuesta arriesgada, pues las inversiones suelen ser a largo plazo y siempre dependen de que la investigación fructifique. La filial biotecnológica de Ortega cerró 2011 con un resultado de -658.000 euros pero, aún así, la tercera fortuna del mundo según Forbes, está dispuesto a mantener su apuesta por este campo.

Rosalía Mera

Al igual que Ortega, otra de las firmes defensoras de la biotecnología es su exmujer, Rosalía Mera, a quien, por el momento la apuesta le está dando mejores resultados.

A través de su principal sociedad inversora, Rosp Corunna Participaciones Empresariales, posee un 5% de la farmacéutica Zeltia y otro tanto de su filial Noscira, dedicada a enfermedades neurológicas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad