PC City recibe ofertas de compra por hasta un tercio de sus tiendas

stop

La cadena inició el proceso de salida del mercado español recientemente anunciando el cierre de todos sus establecimientos en el país

08 de mayo de 2011 (16:21 CET)

La cadena PC City, que ultima su salida del mercado español, ha recibido muestras de "interés real" para la adquisición de entre cinco y doce de sus tiendas, de una red total de 34 establecimientos, según fuentes de la compañía.

La empresa ha ampliado una semana el plazo de recepción de ofertas vinculantes, inicialmente fijado para el 7 de mayo, y tiene previsto celebrar una reunión con el comité intercentros la próxima semana para trasladar a los representantes de los trabajadores las novedades de las negociaciones. Desde PC City rehusaron desvelar el número y la identidad de los operadores interesados.

Según indicaron a Europa Press otras fuentes al tanto del proceso, la cadena portuguesa de electrónica Worten se ha interesado por algunos de los establecimientos ubicados en Madrid.

Worten tiene unos 25 puntos de venta en el mercado español y forma parte de la multinacional Sonae, que durante el ejercicio 2010 duplicó su presencia en España con la apertura de 46 tiendas de sus enseñas Worten, Sport Zone y Zippy.

Tras alcanzar un preacuerdo con los sindicatos sobre el ERE de 1.223 empleados, PC City afirmó a finales de abril que negocia con grupos de distribución interesados en su negocio para conseguir el traspaso del mayor número posible de tiendas o unidades de negocio, que conllevarían el traspaso de la plantilla de las mismas.

En las negociaciones que se llevan a cabo se establece como condición que el traspaso de la plantilla se hará siempre respetando sus actuales condiciones laborales, entre ellas salario o antigüedad.

Dixons Retail, propietario de la cadena de tiendas de informática PC City, confirmó el pasado 14 de abril su salida del mercado español, con el cierre de 34 tiendas y un ERE para la totalidad de la plantilla, por la progresiva caída del consumo y las pérdidas acumuladas por la cadena.

El preacuerdo establece que todos los empleados percibirán una indemnización de 50 días de salario por año trabajado, condicionada a a la reducción del 'stock' de las tiendas de diez millones de euros a cuatro millones de euros mediante la venta antes del 31 de mayo, y al traspaso de un mínimo de siete unidades de negocio (tiendas o divisiones).

En caso de no cumplirse estas dos condiciones, la indemnización recibida por los empleados se situaría entre 45 y 50 días por año trabajado en función del número de años y el total de la indemnización resultante.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad