Pelikan reconoce las pérdidas de los últimos ejercicios en su capital

stop

OPERACIONES CORPORATIVAS

Material de Pelikan

Barcelona, 20 de diciembre de 2014 (20:19 CET)

El grupo de material escolar y de oficina Pelikan ha reconocido oficialmente los estragos "de la crisis" en su capital social, según fuentes de la compañía. La marca de origen alemán ha inscrito en el Registro Mercantil una reducción de capital de 940.000 euros, según los datos a los que ha tenido acceso Economía Digital.

La capitalización actual de la firma con sede en Lliçà de Vall (Barcelona) se ha quedado en 60.000 euros. Los mismos interlocutores señalan que se trata de un perfil más acorde con su negocio actual. Pelikan ha pasado de facturar 6,09 millones en 2009 a ingresar 3,7 millones el pasado ejercicio.

Reducción del negocio de material de oficina

La crisis no es la única explicación a la contracción del negocio de la compañía. La división de material de oficina ha visto como el cambio tecnológico limitaba los pedidos de las empresas a las que servía.

La última vez que la compañía presentó beneficios a la matriz fue en 2009, cuando se apuntó unas ganancias de 209.467 euros. Los primeros números rojos aparecieron en 2010, un total de 14.291 euros; y se dispararon en el de 2011 hasta los 477.421 euros.

Pérdidas de más de medio millón

Con todo, el peor ejercicio para Pelikan fue 2012. El primero en el que el máximo líder de Pelikan en todo el mundo, el empresario malasio Ming Hon Ho, ocupó la presidencia institucional de la sociedad española. La dirección ejecutiva la realiza desde 1997 Gaspar Mampel.

Ese año, la compañía cerró con unas pérdidas que superaron el medio millón de euros. Concretamente, llegaron a los 584.860 euros. En 2013 las redujo ligeramente hasta los 552.360 euros.

Apoyo de la matriz

Los fondos propios de Pelikan también se han contraído en los últimos cinco años. Pasaron de los -1.024.031 euros de 2009 a los -1.379.514 del pasado ejercicio. Con todo, como los datos económicos se enmarcan en una compañía internacional con una marca de casi un siglo de historia (con la fortaleza en el sector que comporta), no se teme especialmente por su futuro. Su continuidad va ligada a la voluntad de la holding de mantener la estructura en España.

La sede social de la firma está radicada en los Países Bajos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad