Pelotazo en DIA del millonario francés Bernard Arnault y el fondo Colony

stop

VENDEN POR 408 MILLONES LO QUE VALÍA 217

Juan Carlos Martínez

Bernard Arnault (LVMH), a la derecha, y Richard B. Saltzman (Colony), dejan DIA con los bolsillos llenos.
Bernard Arnault (LVMH), a la derecha, y Richard B. Saltzman (Colony), dejan DIA con los bolsillos llenos.

desde Madrid, 19 de mayo de 2015 (21:45 CET)

Esto es un negocio y lo demás son tonterías. El millonario francés Bernard Arnault, presidente de LVMH-Louis Vuitton Moët Hennessy, y Colony Capital, el fondo estadounidense dirigido por Richard B. Saltzman, acaban de cerrar una de esas operaciones que ponen los dientes largos a más de uno.

Se trata de la venta de 55,2 millones de acciones, el 8,48% de la cadena española DIA, por 408,5 millones de euros. Ambos inversores, que habían entrado en la francesa Carrefour en 2007, eran accionistas de la empresa presidida por Ana María Llopis desde julio de 2011, cuando la distribuidora salió a bolsa tras escindirse del grupo galo.

Acción concertada

Arnault y Colony siguieron como máximos accionistas de Carrefour –y lo siguen siendo, con el 20% del capital– y decidieron, en una acción concertada, quedarse con el 9,43% de DIA que, cuando salió a bolsa, valía 217 millones de euros.

Hasta ahora. Los máximos históricos diarios que estaba registrando la cadena española –por encima de los 7,6 euros por acción– resultaban ser una tentación difícil de rechazar. Tanto, que incluso cerraron la venta por un precio por debajo al del último cierre.

Groupe Arnoult y Colony mantenían el 8,99% concertado en DIA a través de Cervinia Europe, una sociedad belga controlada por Bernard Arnault, y por Blue Partners, en la órbita del fondo Colony.

Programa de recompra de acciones

Lo curioso de estos máximos de la cotización es que se han alcanzado como consecuencia de la actuación de la propia empresa española, al poner en marcha el programa de recompra de acciones propias, aprobado por el consejo de administración de DIA el pasado 23 de febrero, con la idea de atenuar el empuje de las posiciones cortas que algunos fondos estaban tomando.

Así, entre el 19 de marzo y el 15 de mayo, la cadena presidida por Ana María Llopis ha gastado algo más de 60 millones de euros en adquirir 8,42 millones de sus propias acciones, con el fin de reducir el capital social de la sociedad. Durante estos dos meses, la estrategia de DIA ha servido para que la acción se revalorice más de un 10%.

Hasta el 6,22% del capital

Las acciones compradas hasta ahora representan la quinta parte del máximo de 40,5 millones de títulos contemplado, por una inversión no superior a 200 millones de euros  y con fecha límite fijada para el próximo 16 de septiembre. La cadena se reserva el derecho a finalizar el programa antes de la fecha límite si, antes, hubiera adquirido esos 40,5 millones de acciones (el 6,22% del capital) o hubiese comprado títulos por esos 200 millones.

Si DIA pensaba contrarrestar con este proceder que los inversores a corto plazo cesaran en sus posiciones, la cosa le está saliendo al revés. No solo no están cediendo, sino que han incidido todavía más en esa operativa de comprar títulos de la compañía con cada vez más préstamos de acciones. E incluso ha entrado algún fondo más, caso de CQS y Millenium International Management.

Posiciones cortas aumentan un 30%

En lo que llevamos de año, estas posiciones cortas se han ido incrementando y ya se sitúan en el 6,59% del capital, un 30% más que al inicio de las recompras. Entre los fondos más activos, Blackrock, que sigue jugando el doble juego de ser accionista de DIA, con algo más del 3%, y aumentar el capital a corto al 0,81%.

También el banco suizo UBS ha seguido incrementado sus posiciones cortas en DIA, hasta reconocer, el pasado lunes, un 1,09%, duplicando el capital que ostentaba a principios de año. Una dinámica similar está siguiendo el fondo londinense Marshall Wace, que también ha comprado títulos a préstamo hasta declarar hace una semana el mismo 1,09% que UBS.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad