Pemex aparca la guerra en Repsol hasta la visita de Peña Nieto

stop

La petrolera finge un ambiente cordial en el consejo de administración para no enturbiar la llegada del presidente mexicano

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y Mariano Rajoy. | EFE

28 de mayo de 2014 (21:36 CET)

La petrolera estatal mexicana Pemex simuló este miércoles un ambiente cordial en el consejo de administración de Repsol en el que se decidió un pago extraordinario a los accionistas tras el cobro de las indemnizaciones por YPF. Pemex no objetó ninguna de las propuestas del consejero delegado Josu Jon Imaz, el político vasco colocado por el presidente de la compañía Antonio Brufau, y que presidió por primera vez el consejo.

Pemex, que se ha opuesto con uñas y dientes a la gestión de Brufau y que ha intentado de todas las formas posibles la salida del presidente, pudo haber dejado sentir su malestar con posiciones contrarias a las de Imaz, pero ha decidido no enturbiar la visita del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, prevista para el próximo nueve de junio.

Molestia por el enroque

Es casi seguro que Peña Nieto, oficialmente invitado por el Rey, también tratará la complicada situación de Pemex en Repsol y el gobierno mexicano ha pedido calma a los ejecutivos en España de cara a las negociaciones que se llevarán a cabo en Moncloa.

El Gobierno de Peña Nieto hizo llegar su molestia a Mariano Rajoy cuando Antonio Brufau impuso a Josu Jon Imaz, el antiguo político nacionalista vasco, al frente de la multinacional. Pemex exigía a la empresa el nombramiento de un consejero delegado y, a ser posible, que no estuviera vinculado a la empresa. Pero consideró una burla la designación de Imaz.

La salida

En la empresa se da por hecho que Peña Nieto negociará con Rajoy una salida a la conflictiva situación de la estatal mexicana, el único accionista de Repsol que dispone de petróleo.

Fuentes cercanas a la compañía aseguran que el Presidente mexicano podría proponer una salida amistosa de Repsol, un extremo que la compañía ya ha sugerido en varias ocasiones. Con el dinero fresco procedente de la expropiación de YPF, Repsol planifica nuevas adquisiciones y un nuevo plan de expansión internacional.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad