Proactiva presenta preconcurso tras no llegar a un acuerdo con los nuevos dueños de Cacaolat

stop

El fondo inmobiliario renegociará el pasivo de 85 millones con BBVA, Bankia, Investec y Santander

El futuro de Cacaolat, en manos de los jueces

24 de octubre de 2012 (09:29 CET)

El fondo inmobiliario español Proactiva BCN-La Marina ha entrado en preconcurso de acreedores con un pasivo que asciende a 85 millones de euros. Los problemas económicos de la compañía residen, principalmente, en que lleva dos años sin cobrar el alquiler de la planta de Cacaolat en Barcelona de la que es propietaria.

Proactiva no ha conseguido llegar a un acuerdo con los nuevos dueños de Cacaolat, Damm y Cobega, y ahora tendrá que renegociar la deuda que mantiene con cuatro entidades: BBVA, Bankia, Santander e Investec, según Expansión.

Acuerdo con Clesa

En concreto, los préstamos que ascienden a 85 millones se firmaron en 2007 para comprar la fábrica de Cacaolat a Clesa por 97 millones. Entonces, el objetivo de Proactiva era construir viviendas en aquel terreno pero el boom inmobiliario y la suspensión de pagos de Clesa y Cacaolat arruinaron esta idea.

La guerra entre Proactiva, Damm y Cobega se centra en el precio del alquiler que pide el fondo inmobiliario y que según los nuevos propietarios de Cacaolat es demasiado elevado. No obstante, Proactiva cree que la firma de batidos está ocupando sus instalaciones de forma irregular y pretende tomar las medidas legales oportunas para obtener la cantidad pactada inicialmente con Clesa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad