Puig quiere más

stop

La firma refuerza su estrategia de crecimiento nombrando a un ex cargo de la francesa Chloé

Ralph Toledano, actual presidente de la división de moda de Puig

19 de enero de 2012 (18:03 CET)

La empresa catalana Puig ha anunciado el nombramiento de Ralph Toledano como presidente de la división de moda. Toledano fue presidente y consejero delegado de Chloé (perteneciente a la casa Richemont) durante 11 años. De este modo reportará al actual vicepresidente de la empresa familiar. Manuel Puig se convirtió en accionista mayoritario de Jean Paul Gaultier el pasado mayo y es propietario de Nina Ricci desde 1998.

A partir del 30 de enero, Toledano será en el máximo responsable de Gaultier y Nina Ricci “La creación de este nuevo puesto refuerza nuestra estrategia de fortalecer nuestras actividades en el sector de la moda y continuar desarrollándolas en el futuro”, afirma Puig.

Durante los últimos tres años Nina Ricci ha recuperado con éxito el respeto del sector. El director creativo, Peter Copping, ha realizado un gran trabajo al devolver a sus orígenes a la marca. Toledano seguirá con la labor tradicional de Puig e impulsará el crecimiento de la marca así como su distribución.

La estrategia de crecimiento

Puig es una empresa familiar que opera en el sector de la moda, con una cuota del mercado del 5 % de su actividad, con firmas como Carolina Herrera, Nina Ricci o Paco Rabanne, y en el mercado del perfume, el 95% restante, con licencias de marcas de lujo como Prada, Valentino o Comme des Garçons entre otras. Actualmente Puig tiene 3.500 empleados en todo el mundo y vende sus productos a más de 130 países.

El pasado diciembre la firma de cosméticos anunciaba que había invertido 20 millones de euros en la línea de perfumes de Prada, Fragrance and Skincare. Ahora se rumorea que persigue el área de textil de la italiana Valentino, controlado por Premira, aunque ya posee la licencia de perfumería.

Puig logró en 2010 una cifra de negocio de 1.202 millones de euros, con un crecimiento del 22% respecto al ejercicio del año anterior. Valentino Fashion Group, el grupo que controla la firma Valentino y otras licencias como M de Missoni, suma unas ventas anuales alrededor de 320 millones de euros. Si fuese así, Puig daría un paso agigantado en el sector al hacerse con los italianos y se convertiría en una gran potencia mundial del sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad