¿Qué esconde MRW tras la ‘deslocalización silenciosa’?

stop

La nueva dirección tantea la venta del grupo de mensajería instantánea

23 de agosto de 2013 (19:35 CET)

El modelo de negocio del gigante de la mensajería instantánea MRW dio un golpe de timón el verano de 2012. Las discrepancias entre las tres familias fundadoras (Martín Frías, Corrales y Rillo) sobre cómo se debía gestionar la compañía propició una operación que dejó a los primeros fuera del organigrama operativo del grupo, con minoría accionarial.

Desde ese momento, la nueva cúpula dirigida por Mariona Corrales ha iniciado un cambio discreto en el día a día de la empresa con el objetivo de minimizar las pérdidas, según los portavoces de la compañía. Aunque fuentes del sector aseguran que los nuevos accionistas tomaron el control de MRW casi de forma paralela al inicio de conversaciones con varios compradores potenciales para ofrecerles el conglomerado de mensajería.

Franquicias

La venta de la compañía no ha pasado de la fase inicial, según los mismos interlocutores. La marca es uno de sus principales atractivos, pero la amplia estructura de franquicias resta atractivo a la operación.

MRW tiene unas 1.300 oficinas franquiciadas en España y países como Portugal y Venezuela. El principal problema es que el proceso de venta es complicado tanto por número de contratos como por las diferencias que existen entre ellos, aseguran otras fuentes conocedoras de las conversaciones que se han producido a lo largo del último año.

Reestructuración

Los sindicatos de la compañía también denuncian un proceso de reestructuración de tapadillo desde finales de 2012. Para este fin, la gerencia ha confiado en dos abogados que entraron en el consejo de administración con motivo del cambio accionarial. Se trata de letrados con una larga trayectoria en Barcelona: Ramon Carranza y Eduard Bajet.

El primero fue director de la mutua L'Aliança hasta que el conseller d’Economia de la Generalitat en 2003, Francesc Homs (CiU), lo inhabilitó y multó acusándole de irregularidades en la gestión de la entidad, que fue intervenida por el Govern. Bajet ha formado parte del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, además de ser el cónsul honorario en Barcelona de la República de Togo.

Traslado a Madrid

Los comités de empresa de las distintas sociedades que integran el grupo (sólo en Barcelona hay cinco empresas mercantiles que dan empleo a 190 personas) aseguran que Corrales deshace posiciones en Catalunya. La sede central se encuentra en el municipio de Hospitalet del Llobregat (Barcelona).

Explican que el modus operandi de la cúpula es duplicar departamentos en la central en Madrid --el origen de la futura sede, según los representantes de los trabajadores-- y llevar funciones a la capital. Entonces, se alega que existen tareas solapadas y se cierra la división catalana.

Atención al cliente

Los sindicalistas aseguran que este ha sido el caso de varios subdepartamentos dedicados a innovaciones tecnológicas, además del cierre del servicio de atención al cliente en Hospitalet del Llobregat anunciada para el próximo 2 de septiembre. La desaparición de esta división dejará en la calle a 12 personas.

Los portavoces del grupo niegan que MRW baje la persiana en Barcelona. Aseguran que los despidos de los últimos meses sólo responden a la necesidad de ser más competitivos en un entorno de crisis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad