¿Qué motivaciones se esconden tras los certificados medioambientales?

stop

REGULACIÓN

Un operario observa las instalaciones de una empresa

en Barcelona, 04 de junio de 2015 (23:00 CET)

Los sellos y certificados que certifican la excelencia en ámbitos como la seguridad, la calidad del producto o la responsabilidad social corporativa (RSC) son cada vez más populares. Consumidores, mayoristas u organismos públicos son algunos de los agentes del mundo empresarial que valoran (y en ocasiones exigen) este tipo de acreditaciones a la hora de tratar con una empresa.

Las enrevesadas siglas ISO14001 esconden uno de los sellos de referencia para certificar la buena gestión medioambiental de organismos públicos o compañías. Desde hace años, España se sitúa en los primeros puestos (junto a estados como China e Italia) en la lista de los países con más entidades acreditadas con un sello que les obliga a implementar un sistema de gestión transversal y responsable con su entorno.

Sin embargo, las motivaciones que las empresas encuentran para conseguir esta medalla van mucho más allá de las estrictamente ecológicas.

Responsabilidad penal

Fuentes del sector de las consultorías especializadas en auditar certificados como el ISO 14001 explican que su obtención permitiría, por ejemplo --y en ciertos casos--, la atenuación o la exención de penas por accidentes relacionados con el medio ambiente.

La reciente modificación del Código Penal, a través de su artículo 31, incluye la posibilidad de juzgar a los dirigentes de una empresa como responsables de una catástrofe en la que la firma haya estado implicada. Tener el sello ISO 14001 acreditaría que la compañía cuenta con un sistema de gestión de riesgos, en este caso medioambientales, que podría tenerse en cuenta.

Concursos públicos

Otro factor destacabale es cómo este tipo de certificados son considerados, cada vez más, en los concursos públicos de la administración. Fue la Ley de Economía Sostenible, aprobada en 2011, la que incluyó la recomendación de valorar estas acreditaciones en las concesiones públicas a empresas.

Tal y como explican desde la consultora Add Work Systems, esto se da especialmente en los concursos de sectores como la construcción, donde cuestiones como la seguridad o la optimización de recursos es especialmente importante.

Beneficios en las pólizas

Las pólizas que ofrecen las aseguradoras a las compañías también tienen en cuenta, cada vez más, el hecho de que una firma cuente con la acreditación ISO 14001. Esto se debe a que el continuo análisis de riesgos al que están sometidas las empresas acreditadas (deben pasar una auditoría, tanto externa como interna, una vez al año), genera una ventajosa reputación a la hora de ser asegurados.

Buena imagen

Además de las citadas, existe otra serie de ventajas relacionadas con la imagen o la responsabilidad social de las empresas. Por ejemplo, este certificado permite cumplir algunas de las exigencias en el ámbito de la RSC a las que están sometidas las empresas cotizadas frente a sus accionistas.

Aunque quizás la más evidente sea la buena imagen que el sello proyecta sobre clientes y proveedores. Según explican desde Add Work, cada vez más, las grandes empresas tienen en cuenta que sus proveedores hayan pasado por este control medioambiental. Y ponen como ejemplo al gigante siderúrgico ArcelorMittal, propiedad del multimillonario indio Lakshmi Mittal, que establece como condición  imprescindible haber obtenido este sello. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad