¿Quién gana en la guerra de las telefónicas para captar nuevos clientes?

stop

Operadoras tradicionales como Vodafone y Movistar pierden usuarios mientras otras nuevas, como MásMóvil o PepePhone, los ganan

Vista del iPhone de Apple durante el día de su lanzamiento

09 de febrero de 2013 (23:01 CET)

La proliferación de operadoras ha hecho daño a las tradicionales. Hasta hace pocos años, el pastel se repartía entre tres, ahora son muchas las compañías que quieren participar. Una evidencia de lo que está ocurriendo han sido los resultados de Vodafone España de 2012 que muestran la pérdida de un millón clientes en los últimos doce meses. La competencia se ha convertido para algunas telefónicas tradicionales en un monstruo de varias cabezas difícil de combatir.

“Los datos de finales del año pasado apuntan a que algunas operadoras tradicionales como Vodafone o Movistar están reduciendo su cartera de clientes a favor de las operadoras virtuales más pequeñas que ganan adeptos por las tarifas que lanzan”, según detallan fuentes de la Comisión de Mercado a Economía Digital.

Las nuevas operadoras pisan fuerte


Apenas Orange y Yoigo aguantan el tirón entre las operadoras tradicionales. La primera porque mantiene la política de la subvención de móviles y la segunda porque, al igual que las nuevas compañías, se ha subido al tren de las tarifas low cost.

Sólo en noviembre, según los últimos informes de la CMT, Movistar y Vodafone perdían más clientes de los que ganaban, con 61.289 y 79.560 menos, respectivamente. Por contra, Orange y Yoigo consiguen aumentar su cartera con 31.714 y 6.620 usuarios más. Las operadoras virtuales sufren mayor crecimiento, aunque este grupo integra varias compañías como MásMóvil o Pepephone, con 102.515 usuarios nuevos.

Cambio de mentalidad


Con la crisis, los usuarios en España han cambiado su mentalidad en cuanto a sus contratos de telefonía móvil. Hace unos años buscaban modernizar sus teléfonos cada año, ahora el número de personas con smarthpones ha aumentado tanto que lo que buscan es pagar menos cada mes.

Por ello, el lanzamiento de promociones o tarifas planas que pueden significar un 50% menos en la factura son la clave del éxito para, sobre todo, las telefónicas que han entrado más tarde en el mercado español.

“El cliente sabe que no vale la pena pagar el doble por lo mismo. Hace un año en España las tarifas era un 60% más caras que la media europea y eso sigue siendo así, pero los nuevos operadores estamos por debajo de esa media y hay una tendencia a la baja”, detalla el cofundador de MásMóvil, Meinrad Spenger.

Permanencia


Mientras la rebaja de tarifas es el gancho de algunas operadoras, el éxito de Orange, en cambio, se ha basado en ser la única que sigue subvencionando terminales de última generación a aquellos clientes que se comprometen a permanecer en la compañía durante 18 meses. Con ello, se ha convertido, por primera vez, en líder en el mercado de potabilidad móvil frente a sus competidores.

Sin embargo, esta permanencia ahuyenta a algunos usuarios, que prefieren no estar atados a ninguna operadora. Para ganar ese nicho de mercado, las nuevas telefónicas han suprimido la obligatoriedad de seguir con la compañía vía contrato y permiten al cliente mayor libertad para cambiar cuando lo crea necesario. Así, presionan a las grandes compañías que se han visto obligadas en los últimos años a cambiar sus modelos de negocio y abaratar los servicios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad